< Volver

EN EL CONFIDENCIAL

2020, el año de la prudencia

Colaboraciones |

Santiago Satrústegui, presidente de Abante, reflexiona en su último artículo del blog “Desnudo de Certezas” de El Confidencial sobre cómo ha sido el comienzo del año en los mercados y cómo se pueden enfrentar los inversores a los acontecimientos que ya tenemos encima de la mesa -como la crisis del coronavirus- y a los que están por venir, como las elecciones en Estados Unidos.

“Probablemente los mercados, y los millones de inversores que los constituyen, sean capaces de aprender. Son adaptativos. Y esto quiere decir que no van a reaccionar de la misma manera ante el mismo suceso, precisamente porque habrán integrado en su memoria el desenlace de la situación anterior”, señala.

Satrústegui comenta también que lo ha pasado desde la gran corrección del 2008 es que, ante la más mínima amenaza de desestabilización, hemos pasado por periodos en los que sobre todo se ha buscado la protección: “Los especialistas ya los han llamado periodos de risk off para clasificarlos y diferenciarlos del tipo de periodo contrario, el de risk on. En los primeros, sube de precio el bono alemán a diez años y baja la acción de Apple y en los segundos pasa justo lo contrario”.

Así, sostiene que, habiéndose repetido muchas veces este comportamiento en los últimos años, resulta interesante que, estas dos inversiones extremas, y supuestamente opuestas, se encuentran en máximos de valoración o muy cerca de ellos. “A diferencia de lo que pasaba antes, la renta fija de calidad y la renta variable de calidad no descorrelacionan. Lo cual parece algo sensato cuando de lo que se trata es de superar poco a poco los altos niveles de desconfianza alcanzados”, destaca.

En este escenario, y pensando en lo que puede suceder en 2020, apela a la prudencia y recomienda que no nos olvidemos de lo inesperado: “La prudencia sigue siendo, sin duda, la mejor forma de convivir adecuadamente con la incertidumbre“.

Aquí podéis leer el artículo completo.