< Volver

EN CINCO DÍAS

Adivinar lo que van a hacer los mercados es imposible

Colaboraciones |

Marta Campello, socia y gestora de fondos Abante, escribe en la tribuna de los fondos de Cinco Días sobre el comportamiento que han tenido los mercados desde que comenzó la crisis del COVID-19 y recuerda que esta situación que estamos viviendo no se parece en nada a cualquier otra que hayamos vivido, por lo que cuanto antes reconozcamos nuestro propio desconocimiento, mejor.

En este escenario, Campello destaca que tratar de prever movimientos como los que hemos vivido es sencillamente imposible, al igual que lo es tratar de ponderar el impacto que puede tener en los mercados y en la economía la situación que estamos atravesando. “Es una situación muy compleja, que abarca muchos ámbitos (sanitario, humanitario, económico, social, emocional, incluso geopolítico) y cualquier interpretación corre el riesgo de quedarse incompleta y superficial. Tampoco tenemos, de momento, la información real y precisa para poder realizar una valoración seria y apoyada en datos. Faltan muchos meses (o años) para poder hacerlo”, añade.

¿Y qué podemos hacer para tomar mejores decisiones de inversión en el futuro? Aquí Campello habla del comportamiento del inversor que, en momentos de incertidumbre, se suele dejar llevar pos sus emociones, lo que le lleva a salirse del mercado antes de tiempo con pérdidas elevadas. “Quizá sea interesante estudiar la historia para estar preparados. Un inversor que invierta en bolsa y tenga un horizonte temporal de 50 años, se enfrentará a unos 14 mercados bajistas. Esto supone que vivirá una crisis (caída de los precios de las acciones) cada 3 años y medio. La caída media de los mercados en las crisis es de un 36% (siendo simplistas, porque se considera que un índice entra oficialmente en mercado bajista -bear market- cuando su precio cae un 20% desde su máximo más reciente. Esto quiere decir que viviremos caídas de al menos un 20% y otras muy superiores, como así ha sido)”, detalla.

Así, Campello sugiere que, aunque nos cueste ver cómo cae nuestra cartera en momentos de crisis, lo que tenemos que saber como inversores es que eso es parte del camino que hay que recorrer para disfrutar de la rentabilidad en el largo plazo, de ahí la importancia de estar siempre invertidos y de evitar hacer market timing. “Hoy, un inversor que estuvo invertido en nuestra cartera global de renta variable durante 2019 y 2020, acumula una rentabilidad positiva de más del 10%, habiendo pasado por una de las peores caídas que recordamos. Quien hubiera invertido el 1 de enero de 2018 y haya vivido ya dos crisis a sus espaldas en menos de tres años, acumula una rentabilidad positiva de un 3%. No caer demasiado es clave para poder recuperar más rápido, a la vez que una cartera diversificada ayuda a evitar grandes errores que den al traste con el plan de muchos años”, señala Campello.

Por último, Campello escribe que, aunque hay muchas cosas que no sabemos, sí hay una que parece cierta: adivinar lo que van a hacer los mercados es imposible. Y recuerda la importancia, hoy más que nunca, de tener una estrategia que nos permita sobrevivir en momentos de gran incertidumbre.

Aquí podéis leer la tribuna completa.