< Volver

Carta del Gestor · Josep Prats | Diciembre 2013

Mercados & Gestión |

Estimados inversores,

j_prats_fondo_blanco webTras un inicio un tanto convulso, el saldo de diciembre en las bolsas no ha diferido del que preveíamos hace un mes. Los principales mercados avanzan muy moderadamente y cierran muy cerca de los máximos anuales. Abante European Quality registra también una leve ganancia en su valor liquidativo que cierra el año en 11,6 euros por acción, acumulando una revalorización del 16% desde su nacimiento y consolidando un diferencial de 6 puntos porcentuales frente al 10% de rentabilidad del Euro Stoxx 50 en el mismo período.

Durante el mes de diciembre hemos mantenido un nivel de inversión comprendido entre el 100% y el 110%, y no hemos realizado más cambios en la cartera que la venta, en la última semana, de nuestra posición en Orange, reduciendo peso en un sector defensivo para incrementarlo, vía futuros sectoriales, en el sector bancario. La cartera del fondo incluye 22 compañías del Euro Stoxx 50 (5 bancos, 4 aseguradoras, 3 fabricantes de automóviles, 3 químicas, 2 operadoras de telecomunicaciones, 2 compañías de consumo, 1 petrolera, 1 farmacéutica y 1 empresa industrial), con un peso equiponderado que en conjunto supone el 90% del patrimonio. La inversión restante, hasta el 105% que mantenemos en la actualidad, se articula a través de futuros de los índices general y bancario del Euro Stoxx.

Nuestra valoración fundamental, compañía por compañía, del Euro Stoxx 50 se sitúa en la actualidad en unos 3.600 puntos. La tasa de descuento media utilizada está próxima al 10% y la rentabilidad por dividendo prevista para 2014 ronda el 3%, por lo que el valor fundamental del índice, a cierre de 2014 se situaría en niveles aproximadamente un 7% superiores, en los 3.850 puntos. El potencial de revalorización a un año, desde los actuales niveles, algo inferiores a los 3.100 puntos, se situaría en el entorno del 25%.

El sector bancario sigue siendo el que presenta un mayor potencial de revalorización, que debería ir concretándose a medida que se registren avances significativos en el proceso de unión bancaria y disminuya la percepción de riesgo de ampliaciones relevantes de capital. La normalización de la retribución de la deuda soberana debería contribuir a ello. Esperamos un lento pero seguro repunte de las rentabilidades de los bonos a 10 años de los soberanos de referencias, de entre un 0,5% y un 1% en el conjunto del ejercicio hasta situarse en niveles de entre el 2,5% y el 3% en Alemania y entre el 3,5% y el 4% en Estados Unidos. En este proceso, es de esperar que se reduzca sustancialmente la prima de riesgo de la deuda pública de España e Italia que podría quedar anclada en niveles de TIR comprendidos entre el 3,5% y el 4%.

Ello podrá darse sin mayores problemas si, como prevemos, la economía europea recupera ritmos de crecimiento de entre el 1% y el 1,5% y la americana se mantiene en niveles de entre el 2% y el 3%, con inflaciones, en ambos casos, próximas pero no superiores al 2%. En este entorno los beneficios de las principales compañías cotizadas deberían aumentar a un dígito alto a tipo de cambio constante, que podría acercarse a los dos dígitos en euros y quedarse en un dígito bajo en dólares si, como también esperamos, el euro cierra el año más cerca de 1,30 que de 1,40 dólares.

Si todo discurre según lo previsto la volatilidad debería seguir manteniéndose en niveles si no tan bajos como los de 2013 sí inferiores a la media de largo plazo, aunque ello no debería impedir que, en algún momento, puedan verse correcciones de entre 5 y 10 puntos porcentuales de los principales índices. En Europa no esperamos grandes sorpresas de comportamiento bursátil de carácter sectorial aunque si las hubiera, en el lado positivo, deberían provenir del sector eléctrico, el más castigado y más alejado de una valoración fundamental de largo plazo de sus activos, siempre que estos sean retribuidos adecuadamente por la regulación, lo que hoy por hoy, todavía no se vislumbra.

Podría decir, como suele hacerse al principio de cada año, que 2014 se abre con muchas incertidumbres y que será muy difícil ganar dinero en los mercados. No mentiría y además, cuando en algún momento el valor liquidativo caiga de forma relevante, podría argumentar que ya lo había advertido.

Pero, francamente, la mayoría de los años que llevo en el mundo de la inversión en renta variable se han presentado, a priori, más difíciles que el que ahora iniciamos.

Me interesa este producto V1.1

Josep Prats, gestor de Abante European Quality

Twitter: @PratsJosep

Blog: El Blog de Josep Prats

Descargar: Carta del Gestor · Josep Prats | Diciembre 2013 + Ficha [PDF]