< Volver

Casasús: “No sabemos cuándo haremos suelo, pero vemos oportunidades para el largo plazo”

Mercados & Gestión |

Joaquín Casasús, director general de Abante Asesores Gestión, analiza en el siguiente vídeo lo que está ocurriendo en los últimos días en los mercados. Explica que el año ha comenzado con mal pie y caídas de entorno al 20% en la bolsa europea y al 15% en el índice mundial. También comenta que existen oportunidades pensando en el largo plazo.

“Como siempre que se producen descensos tan marcados, hay que buscar el relato que lo justifique. Y en este caso, los culpables son la desaceleración de la economía China y el miedo a que haya un contagio al resto del mundo, la brusca caída de los precios del petróleo y cómo afecta a los productores y empresas energéticas, así como la posibilidad de que tenga un impacto negativo en los bancos que han financiado las operaciones, y la situación de la banca europea”, tal y como señala en el vídeo.

Casasús considera que las dudas e incertidumbres en torno a estos tres factores son exageradas:

En China la desaceleración se debe a un cambio de modelo económico y afecta más a la parte industrial, mientras que el consumo y los servicios siguen bien y las exportaciones de Europa hacia el país asiático continúan en niveles aceptables. Además, no se espera que Pekín devalúe en exceso el yuan. Por otra parte, con los datos económicos que tenemos actualmente, la hipótesis de una recesión global es lejana. “En este entorno las empresas deberían tener un beneficio digno que no justifica el castigo que están sufriendo en bolsa”, subraya Casasús.

“El impacto de la bajada del precio del petróleo no creemos que vaya a ser tan grave como el mercado está descontando”, porque, aunque perjudique a los productores, no considera que vaya a tener un impacto fuerte en los bancos (el nivel de posibles quiebras no es comparable al de las suprime en 2007-2008) y, además, supone un gran estímulo para los consumidores, como los países europeos.

Sobre la banca europea señala que las entidades son las compañías más revisadas de los últimos años y no espera que vayan a producirse demasiadas ampliaciones de capital, pese a que el negocio bancario en un entorno de tipos cero sea complicado.

“No es descartable que el mercado siga cayendo dada la situación frágil que atraviesa, pero creemos que para un inversor que piensa en el largo plazo es una magnífica oportunidad para entrar en activos baratos que nos servirán para obtener rentabilidad en los próximos años”, comenta Casasús.