< Volver

EN LA REVISTA INVERSIÓN

Satrústegui: “Al dinero que no asuma riesgos se le va a ofrecer muy poca rentabilidad”

Colaboraciones | Información Corporativa |

Entrevista publicada originalmente en la revista INVERSIÓN y Finanzas.com. Leer.

satrusteguis-230x219x80xX
Foto: Finanzas.com

Convencido de que es necesario cambiar el sistema financiero y desterrar el «beneficio por el beneficio», Santiago Satrústegui (@ssatrustegui) lleva 11 años al frente de Abante Asesores. Su último proyecto ha culminado con el libro «La creatividad económica», firmado junto con el filósofo español José Antonio Marina. En él expone que si queremos resolver los problemas de la economía hay que inventar nuevos caminos. Mientras este proceso se hace posible, este asesor financiero da algunas pistas a los inversores para no perderse en momentos inciertos.

¿Qué lecciones podemos extraer de la crisis?

Lo importante en este proceso es darnos cuenta de que el sistema financiero es necesario. No podemos alcanzar un nivel de vida, un crecimiento económico y de agilidad en las transacciones sin él, pero es importante saber que todavía hay que hacer ajustes y cambiar la regulación. El problema fundamental del sistema financiero como está concebido es lo que llaman los técnicos un «problema de agencia», donde alguien puede quedarse con el beneficio, sin asumir los costes.

¿Qué factores se tienen que dar para que podamos decir que España ha dejado atrás la crisis?

Hay un primer objetivo que es el de empezar a crecer -que eso va a suceder más o menos pronto-, y un segundo que es reducir el desempleo. El último de los pasos de la recuperación llegará cuando los pisos suban de precio, pero ese es un factor reservado al final del ciclo.

¿Han tocado fondo los pisos?

Hay otros activos que van a ofrecer más rentabilidad, porque es probable que al sector inmobiliario le quede un tiempo largo antes de recuperarse.

¿Qué perspectivas ve para los mercados?

Lo que hay que decirle ahora mismo al inversor es que con la solución de la crisis en el mundo, a partir de ahora al dinero que no asuma riesgos se le va a ofrecer muy poca rentabilidad. Esto lo hemos visto en Estados Unidos y está pasando también en Japón. No ocurre de momento en Europa, pero va a ser el camino. Porque lo que están haciendo los gobiernos –que tienen la capacidad de influir en el precio y en la cantidad de dinero en circulación-, es desincentivar que la gente, sólo por un factor de miedo, tenga el dinero parado, es decir, que lo tenga en productos como los depósitos o las Letras del Tesoro.

¿Por qué?

Porque asumir riesgo en las inversiones es bueno para la economía y no asumir riesgo es malo. Así que, quien no quiera asumir nada de riesgo, tiene que afrontar la idea de que no va a tener nada de rentabilidad, que en el fondo significa tener rentabilidad negativa debido a la inflación. Esto lleva a una pérdida de poder adquisitivo.

¿Cuál es la mejor estrategia en este entorno?

Hay que determinar con cuidado dónde asumimos ese riesgo. La renta fija va a dar pocas oportunidades, porque los tipos de interés han bajado mucho incluso en los plazos largos, y lo razonable sería que a medida que la economía empieza a recuperarse, se vayan quitando los estímulos financieros y los tipos suban un poco en Estados Unidos -no brutalmente, sino un poco- tendrán que hacerlo también en Europa. Quien tenga posiciones en renta fija a largo plazo, cuando los tipos suban, se van a encontrar con rentabilidades negativas.

¿Qué va a pasar con la renta variable?

Aunque tenemos dudas sobre el futuro de la economía y sobre si las empresas lograrán mantener el nivel de beneficio, lo que está claro es que los niveles de valoración en Europa -no tanto en Estados Unidos– están muy por debajo de los niveles que hemos visto hace relativamente poco tiempo. De tal manera que si los beneficios siguen estando ahí porque la economía lo está haciendo bien, pues lo que podemos esperar es que haya un movimiento de asunción de riesgo. El dinero va a pasar de la renta fija a la renta variable y consecuentemente la renta variable va a subir de precio.

¿Qué mercados van a ofrecer más oportunidades?

Depende de cada persona y del riesgo que pueda tolerar desde el punto de vista psicológico pero, desde el punto de vista financiero también. Lo que si podemos decir, de forma general, es que Europa está más barata que Estados Unidos.

¿Y España?

Creemos que España está muy barata, porque el país está en un momento en el que si las cosas siguen funcionando bien, va a ser un destino de inversión muy atractivo. Ya lo estamos viendo. Los inversores extranjeros están comprando empresas, préstamos o paquetes de inmuebles. Aquí hay una oportunidad, en nuestro mercado, que va a pasar por delante.

¿Las subidas que acumula el Ibex corren riesgo?

El Ibex ha subido muy poco en el año, pero el hito de haber superado el nivel de los 9.000 puntos es intrascendente. Lo importante es si las empresas que forman ese índice están ganando más dinero y si lo van a poder seguir ganando en el futuro, si tienen una situación competitiva buena y si los países donde tienen sus negocios, España incluida, están mejorando.

¿Esperamos una corrección para entrar o ahora es el momento?

Que haya correcciones es síntoma de un mercado saludable. Pero cuando todo el mundo espera lo mismo, lo que sucede es que ese recorte no llega. Hay que entrar en el momento en el que tengamos claro que esa asunción de riesgo forma parte de nuestro proyecto financiero.

¿Qué puede pasar en las bolsas de aquí a final de año?

Es un periodo muy corto de tiempo. Ahora mismo las sensaciones son buenas, pero en 3 o 4 meses podría pasar cualquier cosa. Lo que nosotros vemos es que conforme dejamos atrás las incertidumbres económicas, deberíamos pensar que es atractivo estar en el activo. Es decir, de aquí a diciembre es un plazo irrelevante. Lo que sí está claro es que si está pensando en invertir ahora o en enero, pues es mejor ahora.

Santiago Satrústegui (@ssatrustegui) es Presidente de Abante Asesores.

@abanteasesores

Entrevista publicada originalmente en la revista INVERSIÓN y Finanzas.com. Leer.