< Volver

SECTOR CON GRAN POTENCIAL MEDIANTE LA GESTIÓN ACTIVA

Invertir en biotecnología: la selección de compañías es fundamental

Mercados & Gestión |
biotecnología sector

Uno de los sectores que más está ‘corriendo’ en los últimos años es el de la biotecnología (y ciencias de la vida), llegando a superar la rentabilidad acumulada del tecnológico Nasdaq en la última década. Es uno de los sectores clave en la llamada cuarta revolución industrial y los expertos señalan que los nuevos avances -y en especial la disrupción tecnológica- permitirán que el crecimiento de este campo, que ya está cambiando nuestra salud, sea exponencial.

Los titulares en prensa especializada en salud y en finanzas sobre nuevos medicamentos ‘revolucionarios’ van en aumento. Cada año se descubren moléculas y principios activos con nuevos usos terapéuticos. Detrás de los avances en el sector de la salud -y en otros- se encuentra el progreso en el campo de la biotecnología. Y al calor de estas noticias, de los nuevos descubrimientos y de la aprobación de nuevos medicamentos, las acciones de las empresas del sector suben muchas veces como la espuma, siendo sin embargo la evolución dispar entre las diferentes compañías del sector.

El mercado de la Biotecnología y el beneficio de las empresas que lo componen depende, en gran medida, de que, tras una importante inversión de dinero y tiempo en investigación, el nuevo fármaco reciba aprobación de las autoridades competentes. Si es así, llega el éxito, surgen ofertas de compra, y crecen los beneficios. En caso contrario, la compañía puede ver mermada su valoración sustancialmente.

En un mercado con estas características, saber seleccionar los valores y el momento de entrada es fundamental. Por ello, los inversores en el sector biotecnológico han de tener un conocimiento profundo de la industria para determinar el riesgo al que se enfrentan las compañías que tienen en cartera, calibrando la volatilidad. A cambio del riesgo y la volatilidad, los inversores pueden obtener elevadas rentabilidades. El Nasdaq Biotechnology Index acumula una rentabilidad en lo que va de 2018 ligeramente superior al 14%. En los últimos 10 años acumula una ganancia del 358%.

¿Qué es la biotecnología?

Naciones Unidas definía en la década de 1990 la biotecnología como toda aplicación tecnológica que use organismos vivos y sus derivados (plantas, animales, microorganismos) para crear o modificar procesos o productos para usos específicos, con los que poder lograr avances en las áreas de la industria, la medicina y la agricultura.  “Es la utilización de organismos vivos para promover el desarrollo en beneficio de la humanidad”, destaca la UNESCO en su web.

La biotecnología moderna surgió en la década de 1980 y su origen culminó en el nacimiento de la ingeniería genética con sus primeras aplicaciones en el sector de la salud. Así, por ejemplo, gracias al descubrimiento del ADN recombinante (una molécula de ADN artificial formada de manera deliberada in vitro) se pudo crear ADN artificial por primera vez en la historia de la humanidad, lo que permitió que se sintetizaran fármacos como la insulina o la hormona de crecimiento que usamos hoy en día.

Los avances que se produjeron a continuación dieron lugar, entre otros, a la creación del Centro Nacional de los Estados Unidos para la Investigación del Genoma Humano (NHGRI, siglas en inglés), encargado de supervisar el proyecto de la secuenciación del ADN humano (Proyecto Genoma Humano; HGP, por sus siglas en inglés). La publicación en abril de 2003, dos años antes de lo esperado, de la secuencia completa del genoma humano supuso un hito médico que proporcionó impulso a la investigación biomédica.

En la década de 1990 despuntó la biología sistémica o de sistemas, un campo de investigación interdisciplinaria de los procesos biológicos y en la de los 2000 emergió la biología sintética, término que se aplica a una variedad de técnicas para acelerar la ingeniería genética para el diseño y construcción de componentes y circuitos biológicos. Tal y como señala el Foro Económico Mundial (WEF, siglas en inglés) estos avances “cambiaron completamente el diseño de microorganismos”.

En los últimos años, el sector biotecnológico ha sido capaz de llevar al mercado productos revolucionarios en el tratamiento de enfermedades de gran relevancia como es el caso del cáncer. Sin ir más lejos, el Premio Nobel otorgado recientemente a los investigadores James P. Allison y Tasuku Honjo por sus investigaciones sobre la inmunoterapia contra el cáncer son solo un ejemplo de técnicas que están revolucionando el tratamiento de muchas de estas enfermedades.

El futuro

Sang Yup Lee, profesor del departamento de Química e Ingeniería Biomolecular en el instituto coreano de Ciencia y Tecnología KAIST, destacaba en una entrevista que realizó el Foro Económico Mundial en 2016 los rápidos avances que están produciéndose en esta área científica y aseguraba que “la biotecnología será algo tan corriente como tener un móvil y conectarse online” y anticipaba el crecimiento de compañías en este campo.

“Para el año 2030 creo que es realista decir que la biotecnología se convertirá en parte de nuestra vida, desde la medicina y los tratamientos terapéuticos hasta los productos químicos, combustibles y materiales respetuosos con el medio ambiente”, aseguraba el experto.

Los expertos consideran que los avances en el campo de la biotecnología y las ciencias de la vida van a ser exponenciales en los próximos años. Es una de las tecnologías emergentes en este momento y revolucionarán la forma en la que entendemos la salud, aseguran. Y no dejamos de ver noticias sobre tratamientos neurológicos, contra el cáncer, etc. que se apoyan en estos avances científicos. Estar en el sector y participar de su revolución puede ser una buena manera de comprobar que las previsiones se cumplen.