< Volver

EN DIARIO SUR

La bolsa y la vida

Colaboraciones |

“José María El Tempranillo, el más famoso bandolero de la Andalucía del siglo XIX, solía asaltar a los viajeros ofreciéndoles elegir entre “la bolsa o la vida”, un falso dilema, ya que probablemente cualquier opción solía desencadenar el mismo resultado”, escribe Rafael Romero, director de Abante en Málaga, en su último artículo para Diario Sur.

Así, Romero explica que si consideramos que la bolsa representa a la economía financiera y la vida a la economía real, hoy nos encontramos con la dificultad de escoger la opción correcta con respecto a cómo gestionar nuestro patrimonio y, como señala, aunque deberíamos estar aprovechando las oportunidades que ofrece el actual ciclo financiero, estamos influenciados por el desconcierto que vivimos en la vida real.

“Quizás nos preguntamos por qué la economía financiera y la economía real dibujan escenarios tan dispares. Debe entenderse que la economía financiera, representada por la bolsa, y la economía real se correlacionan en el largo plazo, aunque las bolsas siempre adelantan el movimiento entre 6 y 12 meses, alimentadas por las expectativas sobre el futuro“, sostiene Romero, al tiempo que pone sobre la mesa lo que ha pasado estos últimos meses y lo que podemos esperar: “Primero llegaron las vacunas contra la crisis financiera, con políticas monetarias que han inundado el mundo con liquidez, compras de activos y nulos tipos de interés, y ahora van llegando las vacunas médicas para permitir recuperar nuestras vidas y normalizar la actividad económica”.

En este sentido, como señala Romero, debemos entender que la divergencia actual entre la bolsa y la vida muestra a una mayoría de inversores apostando a que la crisis económica sea superada más pronto que tarde, tomando posiciones para poder conseguir a futuro magníficos retornos con dividendos y posibles plusvalías, frente a tener el dinero varado en una cuenta corriente o en bonos de gobiernos con rendimientos negativos y una esperada inflación futura. Porque, como concluye, “la bolsa y la vida van juntas, no es un dilema que tengamos que afrontar”.

Aquí podéis leer la tribuna completa.