< Volver

Los planes garantizados no garantizan tu poder adquisitivo en el futuro

Asesoramiento & Financial Planning | Mercados & Gestión |

abante icons Dos colores-52Los planes de pensiones garantizados han tenido un éxito enorme en nuestro país, apoyados en la rentabilidad de la renta fija y al calor de potentes campañas comerciales cuyo foco era neutralizar el miedo que provocan las inversiones a los ahorradores con falta de cultura financiera. Así, su sencillo mensaje -garantizado el 100% de la inversión más un porcentaje de ganancia por la revalorización de un índice- ha sido la clave de su comercialización. Aunque, por detrás, la realidad es algo más compleja.

Sobre los garantizados conviene destacar un par de cuestiones: la primera, pueden perder la garantía y acarrear pérdidas al inversor. La segunda, el interés extra que ofrecían este tipo de planes hasta ahora es muy difícil que se vuelva a repetir. Vamos a verlo.

La garantía se pierde si el ahorrador no se queda para siempre en ese producto. Es decir, si decide traspasar su plan a otra entidad o si se rescata antes del periodo comprometido porque se produzca algunas de las causas que permiten recuperar el dinero (como invalidez, fallecimiento o paro de larga duración). Esto es así porque dicha garantía está ligada a un bono que tiene un plazo de vencimiento concreto y la estrategia de la cartera está pensada para ese tiempo.

sumarioAdemás, pueden dar rentabilidades negativas en función de los productos que tengan por debajo. El interés extra que ofrecen los garantizados se logra a través de productos derivados (contratos de compra o venta de activos, como acciones, en un momento futuro a un precio acordado), que pueden sufrir fuertes oscilaciones).

Por tanto, si el cliente retira el dinero antes de tiempo y se pierde la garantía, la rentabilidad que obtendrá dependerá de la situación del mercado en ese momento. Por eso conviene conocer las garantías que ofrece cada plan, en qué condiciones y cuál es la penalización por un rescate anticipado o el traspaso a otro tipo de plan de pensiones.

Falta de atractivo a partir de ahora

Lo más importante es que el atractivo de estos productos a partir de ahora va a ser escaso. Por lo general, estos fondos tienen por debajo carteras de bonos que mantienen a vencimiento y su rentabilidad depende de lo que hagan dichos títulos de deuda, que, en la mayoría de los casos, suelen ser bonos gubernamentales (y, sobre todo, españoles). En las rentabilidades que han ofrecido hasta ahora ha sido clave la duración de la cartera. En el punto en el que estamos, lo que les queda por ofrecer a los planes de este tipo comercializados hasta ahora es residual o negativa, según el análisis realizado por Abante.

sumario 2Hasta 2012 la deuda pública de países como España o Italia ofrecía elevadas rentabilidades como consecuencia de la crisis. Esto ha permitido a los bancos comercializar planes garantizados con intereses atractivos. Pero, dado el cambio que se ha vivido en los mercados en 2013 y 2014 y en un entorno de tipos de interés en mínimos históricos, va a ser muy difícil que se puedan vender garantizados con un rendimiento que merezca la pena al inversor.

Los datos hablan por sí solos. La rentabilidad media anual de los planes de pensiones garantizados del sistema individual a diez años es del 2,6% y a cinco años, del 2,61%, de acuerdo con los datos de Inverco. Y la rentabilidad media anual ponderada a diez años es del 2,94% y a cinco, del 3,23%. En el caso de los planes de pensiones de renta fija a largo plazo, el rendimiento medio anual que ofrecen es similar: 2,36% a diez años y 3,17% a cinco.

Teniendo en cuenta que el objetivo de inflación en la Unión Europea (BCE) es del 2%, vemos que apenas nos van a dar unos puntos por encima del crecimiento de los precios en una década. Una rentabilidad que habría que estudiar si no va a verse aún más mermada tras restarle las comisiones y gastos.