< Volver

Olea: “Para 2015 nos gusta la renta variable europea”

Eventos | Mercados & Gestión |

La economía y los mercados lo han hecho bien en 2014, a pesar del ruido mediático y las expectativas para 2015 son positivas. Los expertos de Abante creen que la apuesta de inversión para el próximo año debe ser la renta variable, con mayores oportunidades en Europa, mientras que la renta fija ya tiene poco que ofrecer. Los emergentes todavía no convencen y es el momento de empezar a mostrar cautela con el dólar.

En la presentación de Visión de mercados 2015, los responsables de la gestora de Abante comentaron que, pese a que los titulares negativos (Ucrania, Rusia, ébola, corrupción…) nos lleven a preguntarnos qué hacer con nuestro dinero en este contexto, en realidad, “el guion se ha cumplido”, el PIB mundial va a crecer en línea con lo previsto y España lo ha hecho mejor de lo esperado.

En este sentido, lo novedoso “es la composición del PIB mundial: los emergentes, aunque crecen más que los países desarrollados, se están desacelerando”, tal y como explicó Joaquín Casasús, director general de la gestora. En cambio, “en los países desarrollados, que veníamos de situación de tristeza hemos visto un pequeño rebote, no tanto en Europa, sino más bien en Estados Unidos,que ha sido un ejemplo extraordinario de pragmatismo en la resolución de la crisis”, añadió.

pib mundial

España, alumno aventajado

España lo está haciendo mejor de lo que cabía esperar y las circunstancias hacen pensar que “el crecimiento en España puede ser superior al 2%, si no nos encargamos de ponerle muchos palos en la rueda”, según Casasús. Además, las perspectivas para el año que viene son positivas y la caída del precio del petróleo va a contribuir a la mejora de la economía de nuestro país, que es energéticamente dependiente.

A España, como a Europa, le ha beneficiado y lo seguirá haciendo en los próximos meses la caída del euro y la subida del dólar. Las políticas monetarias en 2015 en el Viejo Continente seguirán siendo acomodaticias, teniendo en cuenta que la inflación está muy baja. “La discusión es si va a haber un estímulo extra el año que viene”, subrayó Casasús, que recordó que el hecho de que los tipos de interés estén en mínimos -como consecuencia del bajo nivel de precios- “está muy bien si tienes deudas, pero penaliza al ahorrador”.

La renta fija ya no tiene mucho que ofrecer

Y es este el escenario que hay que tener en cuenta a la hora de planificar las inversiones para los próximos ejercicios. Tal y como dice Ángel Olea, director de inversiones de Abante: “Llevamos 30 años de mercado alcista, pero vemos que ahí hay poco que rascar ya. Estamos hablando de rentabilidades muy bajas y, aunque los tipos se van a mantener bajos un tiempo, el colchón de rentabilidad que tiene ahora mismo la deuda es escaso. Tenemos el riesgo de invertir en el activo cada vez más asimétricos y si suben tipos puede haber pérdidas significativas”. Por eso, Abante está infraponderado en renta fija.

renta variable

En lo que se refiere a la renta variable, los expertos de Abante ven oportunidades. “La bolsa americana está, quizá, un poco cara respecto a su media. Pero hay mercados más baratos, como Japón, algunos emergentes e incluso Europa”, señaló Olea. De hecho, el director de inversiones cree que “tiene sentido entrar en la bolsa europea, donde hay más posibilidades de obtener rentabilidad gracias al crecimiento de unos beneficios empresariales que, todavía, están algo deprimidos”.

Cautela con emergentes y dólar

En cambio, sobre las bolsas emergentes Olea explica la cautela de la gestora de Abante: hay algún signo de esperanza, pero los beneficios todavía no dan las suficientes señales de mejora y el entorno es todavía muy complicado. Tienen muchos ajustes que hacer aún tras una década de gasto excesivo. “No pensamos que sea el momento de entrar”.

Y respecto a las divisas, preocupa el excesivo consenso a favor del dólar, nunca había habido una apuesta tan grande por el billete verde y, sin embargo, vemos “que ya no todo está alineado con esta moneda”.

Para terminar, ¿qué riesgos podemos encontrarnos el próximo año? Olea destacó la posibilidad de que si Europa crece poco y con 18 gobiernos para tomar decisiones, “cualquier shock puede llevarnos a una recesión”. Por otra parte, en China el riesgo de frenazo no es nuevo, pero el año que viene volveremos a hablar del peligro de que, “en vez de un aterrizaje suave, sea más brusco de lo que hemos anticipado”.

fondos Abante Asesores