< Volver

Desmontando Dáesh: los orígenes del yihadismo con Miguel Ángel Ballesteros

Asesoramiento & Financial Planning | Eventos |

Audio completo disponible

El origen del yihadismo, su posterior desarrollo y la situación actual en relación al panorama internacional fueron los grandes temas que vertebraron la conferencia de Miguel Ángel Ballesteros, General Director del Instituto Español de Estudios Estratégicos, conducida por Santiago Satrústegui, presidente de Abante, y celebrada en el auditorio de la oficina de Madrid.

Ante el clima de tensión que se vive en Occidente, el experimentado General quiso comenzar subrayando la importancia del fortalecimiento de la ciudadanía ante los recientes ataques del grupo yihadista. Destacó la resiliencia, es decir, la capacidad de la población civil de resistir y reponerse urgentemente, como una pieza clave en la lucha contra el terrorismo.

“El yihadismo es la utilización de la violencia para implantar la ley musulmana o sharía”, apuntó el General tras la pregunta de Santiago Satrústegui sobre el significado concreto del término. Sus raíces se remontan al nacimiento de teorías que trataban de evitar volver “al tiempo de las tinieblas”, es decir, antes de la aparición del Islam.

Según explicó Miguel Ángel Ballesteros, la llamada a la yihad fue una aplicación de estas teorías como solución ante la falta de efectivo militar en el conflicto de Afganistán de 1979. El desarrollo de este conflicto propició el nacimiento de la geoestrategia yihadista, lo que le permitió dar el salto de una organización terrorista local a una internacional.

Los territorios donde opera Dáesh en Oriente Medio, poseen una tremenda complejidad social, ya que conviven en ellos una gran cantidad de etnias religiosas cuyas creencias son irreconciliables. El General Ballesteros destacó las más importantes, haciendo un repaso exhaustivo de cada una de ellas. Subrayó especialmente a los sunitas, los chiitas y grupos más radicales, como los salafistas, los hermanos musulmanes y los wahabitas.

El General situó la génesis del ISIS (siglas que se corresponden a Islamic State of Iraq and Syria) en el ya mencionado conflicto de Afganistán. Tras el ataque norteamericano apoyado por parte de la comunidad internacional, se desplazaron a otras áreas donde sí se reunían las condiciones necesarias para que triunfara el grupo yihadista.

Así fueron naciendo, progresivamente, el “Grupo de la Yihad y el monoteísmo”, más adelante, el “Estado Islámico de Irán” y, tras un intento fallido de crear un Gobierno de Concentración Nacional, el “Estado Islámico de Irak y Levante”, cuyas siglas en árabe son “DAESH”. En un primer momento, el autodenominado Estado Islámico seguía formando parte de Al Qaeda, sin embargo, tras producirse una lucha de liderazgo, Dáesh se proclamó como grupo independiente y comenzó a desarrollar su actividad en solitario.

Ante la pregunta de Santiago Satrústegui sobre las dinámicas de las grandes potencias, Miguel Ángel Ballesteros señaló que la antigua hegemonía internacional de Estados Unidos ha pasado ahora a manos del Gobierno ruso de Putin, el cual ha obtenido importantes conquistas por su actuación militar en los diversos conflictos. Durante la conferencia, también trataron otros asuntos de importancia internacional, como la situación entre Arabia Saudí y Qatar y la amenaza de las armas nucleares de Corea del Norte.