< Volver

"Quisimos construir una organización donde el cliente fuera la persona y no su dinero" · Entrevista a Santiago Satrústegui

Información Corporativa |

Extracto de la entrevista realizada por Juan Comas a Santiago Satrústegui, Presidente de Abante Asesores, para la revista Sector EjecutivoEntrevista Completa [PDF]

El Grupo Abante (@abanteasesores) está especializado en el asesoramiento de inversión a sus clientes. Para ello cuenta con tres empresas diferentes, entre las que se encuentra una gestora de inversión colectiva, una agencia de valores y una empresa de asesoramiento financiero o EAFI, todas ellas inscritas en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Su objetivo es “aportar una alternativa a aquellos inversores que pretenden disfrutar de un asesoramiento financiero de calidad. Nuestro servicio está hecho a la medida de sus intereses. Ofrecemos dedicación personal, objetividad de criterios y transparencia en los precios”, explica Santiago Satrústegui (@ssatrustegui), uno de sus socios fundadores y actual presidente del Grupo.

¿Cuál es la propuesta de valor de Abante para el inversor?

PORTADA JULIO-AGOSTO Santiago Satrústegui, Presidente de Abante Asesores

Nosotros quisimos construir una organización donde el cliente fuera la persona y no su dinero. Algo que en finanzas es atípico y muy complicado de hacer. Además, Abante es una entidad independiente, no participada en el capital por ningún otro grupo financiero. Esto permite que nadie nos imponga el qué o a quién hay que asesorar. Nos centramos en exclusiva en el asesoramiento sobre inversiones y en financial planning y no realizamos otras actividades que puedan implicar conflictos de intereses. Nuestro compromiso es de permanencia y estabilidad a largo plazo en la relación con nuestros clientes. De este modo podemos alinearnos con sus intereses y sus plazos de inversión. Nuestro servicio, además, está concebido para trabajar desde el conocimiento de las necesidades concretas de cada inversor y la consideración global de su patrimonio. A partir de ahí, seleccionamos y ponemos a disposición de nuestros clientes los mejores productos financieros entre todas las opciones existentes.

¿Cómo está construido Abante? ¿Cómo es el equipo que sostiene la organización tal y como se ha concebido?

Abante es un partnership, en el sentido de que los ejecutivos a medida que se desarrollan profesionalmente con nosotros, tienen la capacidad de acceder al capital de la compañía. Actualmente somos 14. El pensar que lo que estamos haciendo es a largo plazo, nos da una manera de actuar que no se deja llevar por la tentación cortoplacista. Y eso es una ventaja también para nuestros clientes.

Once años después de fundar Abante, ¿cómo ve hoy la compañía?

Empezamos a pensar en poner en marcha este proyecto en el año 2001, después de la compra de AB Asesores por parte de Morgan Stanley, donde estuvimos trabajando en mantener ese modelo de negocio que teníamos allí. El proyecto europeo fracasó, no salió adelante, y esto coincidió con el fin de nuestro compromiso con la compañía y la redefinición estratégica que quiso implantar la gente de Morgan Stanley. Esa visión no coincidió con lo que yo pensaba que se debería hacer y fue en ese momento cuando puse en marcha Abante Asesores, porque estaba convencido de que la mejor manera de asesorar a los clientes es desde la independencia. Poco a poco fui poniéndome en contacto con más personas, sobre todo con la gente que había trabajado conmigo y así creamos el proyecto desde cero.

En un entorno de desconfianza hacia las entidades financieras, ¿cuáles son las claves en las que debe fijarse el inversor a la hora de iniciar una relación con su entidad?

Lo que tiene que valorar mucho el inversor es la persona que le está asesorando y después fijarse en la entidad que está detrás de ese profesional y analizar cómo está estructurada la organización, por ejemplo, la independencia. O se es independiente o se pertenece a un grupo financiero. Y esto es, desde mi punto de vista, algo fundamental para ver si los objetivos de la compañía están orientados con los propios.

¿Cuáles serían los pasos que recomendaría seguir a un inversor para que pudiera organizar y gestionar su patrimonio de manera eficiente?

No estaría haciendo bien mi trabajo si no contestara, que, en primer lugar, un inversor lo que debe buscar es un buen asesor, ya que cualquiera de ellos ha visto muchísimos más casos que el que pueda dar la propia experiencia. Esto sería como ir al médico a que nos haga un diagnóstico de la situación, para luego ver qué es lo que uno quiere. No existen soluciones estándar que a todos encajen. Y que ese profesional no sólo nos pueda ofrecer un solo remedio.

Con los tipos de interés por los suelos y las dudas sobre los activos presuntamente más seguros, la pregunta es: ¿Dónde pongo mi dinero?

Uno de los temas es que la gente hoy en día tiene una tremenda desazón que se produce por una confrontación con la realidad: las cosas no son como nos las imaginábamos. Y me refiero especialmente al tema de la jubilación (que se irá alargando) al igual que ocurre con la esperanza de vida. Tenemos que empezar a tener en cuenta que para vivir durante esos años tendremos que contar con el asesoramiento de expertos que nos ayuden a gestionar nuestro ahorro, ya que esa jubilación dependerá en buena medida de nuestro trabajo y de nuestra capacidad de ahorro durante la vida laboral. Y hay que empezar a asumir que deberemos tomar posiciones de riesgo para alcanzar esos objetivos.

Leer entrevista en medio original [Sector Ejecutivo]