< Volver

Visión de Mercados · Abante Asesores |Octubre 2015

Mercados & Gestión |

abante icons Dos colores-41Trimestre de fuertes caídas en los mercados financieros. Después de preocuparse por Grecia durante la primera parte del año, los inversores desviaban su atención a la desaceleración en China y a la decisión de sus autoridades de devaluar el renminbi a principios de agosto. En el acumulado de los tres meses la bolsa mundial (MSCI World) retrocedió un 8,13%, un 9,02% en euros.

Las bolsas, y los activos de riesgo en general, han sufrido un importante revés durante el tercer trimestre. Después de mucho tiempo sin asistir a correcciones significativas, los índices bursátiles han perdido un 10% y hasta un 20%, dependiendo de los mercados, desde sus máximos del año. Como muestra, el S&P 500 estadounidense ha tenido su peor trimestre de los últimos cuatro años.

Hace justo tres meses, cuando escribíamos estas líneas de recomendaciones, Grecia estaba en el epicentro de las preocupaciones mundiales. Hoy es China la máxima inquietud. Su peso, frente a lo que representaba Grecia, en la economía mundial sí es relevante, de ahí que el nerviosismo de los inversores haya sido mayor. 

China lleva más de dos años inmersa en un proceso de cambio de su modelo económico. De una economía basada fundamentalmente en la inversión a otra, más al estilo de país desarrollado, en la que el consumo y el sector servicios empiezan a tomar el relevo del crecimiento. Ya se contaba con una desaceleración del crecimiento económico. Sin embargo, en los últimos meses, se han alineado una serie de elementos que han cambiado el ánimo de los inversores.

vision mercados

En primer lugar, el mercado bursátil doméstico –al que han tenido poco acceso los inversores internacionales- empezó a caer en junio y, con los fuertes retrocesos de agosto, elevó las pérdidas acumuladas a niveles del 40%. Por otro lado, los datos macro publicados durante el verano han sido, de media, más flojos de lo esperado. Por último, China devaluó su moneda, el renminbi, un 3% frente al dólar a principios de agosto, sembrando más dudas sobre su crecimiento económico.

Visto con un poco de perspectiva, el mercado chino está corrigiendo parte de los excesos que habían llevado a sus índices a doblar en precio durante el último año gracias a la operativa a crédito de los inversores domésticos. Por otro lado, la devaluación del renminbi puede enmarcarse dentro del proceso de liberalización –al menos mayor flexibilización- que buscan las autoridades chinas para que el Fondo Monetario Internacional incluya a la divisa dentro de la cesta de derechos especiales de giro –de momento están el dólar, euro, libra y yen- en sus próximas revisiones. El mercado se ha puesto demasiado nervioso con China y creemos que a poco que veamos una mejora –incluso estabilización- en los datos, podríamos asistir a una recuperación de los activos de riesgo.

sumario visiónLas economías desarrolladas mantienen un buen tono, ajenas a los problemas de los países emergentes, sobre todo de aquellos más dependientes de la evolución de las materias primas. Estados Unidos ha sorprendido con un crecimiento del PIB cercano al 4% en el segundo trimestre y la Eurozona también ha superado las expectativas con un crecimiento del 1,8%.

En las próximas semanas conoceremos cómo están reaccionando las empresas ante este entorno económico al comenzar a publicarse los beneficios del tercer trimestre. Más allá del impacto de las materias primas –negativo para las compañías del sector- no se esperan grandes sorpresas.

La caída de las bolsas está generando oportunidades de inversión. Los mercados emergentes han sufrido un duro castigo y las valoraciones, ahora que han corregido con fuerza las acciones y las divisas, son mucho más atractivas que hace seis meses. Nos gusta más Asia, muy penalizada por las dudas sobre China y clara beneficiaria de la caída del precio de las materias primas.

Entre los grandes mercados, atendiendo también a las valoraciones de los activos, elegimos Europa y Japón en detrimento de la bolsa americana, la que menos ha descendido en el trimestre y la que mantiene múltiplos más exigentes.

En la renta fija de gobierno seguimos observando un riesgo bastante asimétrico, con reducidas ganancias potenciales y pérdidas importantes si los tipos de interés girasen al alza. Sin embargo, los activos con más riesgo, como el crédito y la deuda de países emergentes empiezan a ofrecer descuentos interesantes.

Mantenemos sin cambios nuestras recomendaciones de inversión. Ligera sobreponderación en renta variable (+5%). Clara infraponderación en renta fija (-10%), activo en el que, además, buscamos poca direccionalidad en duración, y leve sobreponderación en activos monetarios (+5%).

Puedes descargar el documento de visión de mercados completo en PDF