< Volver

Sucesión

Voluntades que permanecen en el tiempo

El Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD) puede disminuir el patrimonio que tanto nos ha costado generar o preservar, por lo que planificar este momento es vital para que perdure y se transmita de acuerdo a nuestra voluntad. Si no planificamos la transmisión de nuestros bienes, de nuestra herencia, la ley decidirá por nosotros, generando conflictos familiares que nunca habríamos deseado y también importantes pérdidas económicas.

Hacer una correcta planificación sucesoria a partir de un plan personal y familiar así como un plan patrimonial como paso previo, nos ayudará a que el documento que recoge nuestras últimas voluntades sea coherente con lo que ha sido nuestra actuación en vida. Tenemos la falsa idea de que un testamento hay que hacerlo en situaciones extremas y no es así, los testamentos se pueden hacer en distintos momentos vitales, ya que recogen voluntades que pueden cambiar tanto como nuestra vida.

Las siguientes preguntas pueden ayudarle a valorar la necesidad de comenzar a planificar este momento:

- ¿Sabe qué recursos le quedarían a su familia si falleciese?

- ¿Qué implicaciones tiene anticipar en vida el momento de la herencia?

- ¿Podría evitar que sus herederos hiciesen un uso ineficiente de su patrimonio?

- ¿Querría proteger el patrimonio de un hijo con discapacidad?

- ¿Conoce el valor de los activos de su patrimonio? ¿Los tiene clasificados en base a sus aspectos más estratégicos: los que generan o no generan rentas, estratégicos o no para el grupo familiar?

Un asesor de planificación financiera puede acompañarle en todo el proceso para que las cosas pasen como usted quiere y así lo ha previsto en su Financial Life Planning. Un objetivo vital también puede ser asegurar el futuro de sus descendientes.

¿Desea más información?

Porque somos responsables de nuestro futuro