< Volver

COMENTARIO DE MERCADOS

Análisis del efecto del coronavirus en los mercados y posicionamiento de las carteras de Abante

Mercados & Gestión |
ABANTE MERCADOS

Después de un arranque de febrero espectacular en los mercados, que volvieron a dejar a las bolsas rondando sus máximos del año, los últimos tres días han supuesto un duro golpe para los activos de riesgo. Las caídas en las principales plazas bursátiles han rondado el 8% desde el jueves pasado. Y el martes, el índice mundial reflejaba un retroceso del 2,9% en el acumulado de 2020, en moneda local, que se reduce a una pérdida del 0,6% en euros gracias a la fortaleza del dólar en lo que llevamos de año.

¿Qué ha pasado para que el sentimiento de mercado haya dado un vuelco tan radical durante los últimos días? El coronavirus Covid-19 es algo de lo que llevamos semanas hablando y los mercados han ido conviviendo razonablemente con las noticias que se iban conociendo. La mejor explicación que encontramos para este cambio repentino de percepción se encuentra en las emociones generadas por la expansión del virus fuera de las fronteras de China. Japón y Corea del Sur han protagonizado un aumento de los contagios durante los últimos días, pero, probablemente, la gota que ha colmado el vaso ha sido la irrupción del brote en Europa, empezando por el norte de Italia.

Hace una semana los mercados ponían en precio que el coronavirus iba a suponer un impacto leve y pasajero en las economías y en las empresas; ahora, sin embargo, empiezan a poner en precio un impacto mayor y más duradero. Además, por la caída fuerte de la bolsa estadounidense de los últimos días, los efectos se prevén más globales y no necesariamente centrados en Asia y Europa.

En poco tiempo se ha pasado de dar poca importancia a las consecuencias del coronavirus a magnificarlas y las emociones negativas se han disparado. No sabemos cuál va a ser el recorrido que tendrá finalmente el Covid-19. Es muy probable que el contagio se incremente durante los próximos días y semanas y nos asustemos con las medidas contundentes de contención que se aplicarán en los países desarrollados. Sin embargo, nuestro escenario base sigue siendo que el virus terminará cediendo y que el impacto sobre la economía, aunque evidente en la primera parte del año, desaparecerá después.

En Abante hemos adoptado en las carteras de los fondos de fondos una posición de prudencia durante los últimos meses. Desde luego, no sabíamos que iba a desatarse un virus ni sabemos, tampoco ahora, el impacto definitivo del mismo en los resultados de las empresas. Este posicionamiento prudente tenía más que ver con las rápidas y fuertes subidas de las bolsas, después de un año que había sido ya muy bueno, y con la complacencia que parecía instalarse en los inversores.

Ahora, la sensación ya es muy distinta. El VIX, que mide la volatilidad en la bolsa estadounidense, ha pasado de 14 a 30 (más que doblado) en tres días y el miedo se ha apoderado de los mercados. Tenemos malas noticias, pero unos precios mucho más baratos.

Gracias a esta prudencia en nuestro nivel de inversión y a las coberturas, vía opciones, que pusimos en nuestras carteras el mes de diciembre, las caídas de nuestros fondos se han mitigado mucho. En este nuevo contexto, entendemos que empiezan a producirse oportunidades interesantes y, a este respecto, estamos empezando a tomar más riesgo en los fondos. Y lo seguiremos haciendo poco a poco, a medida que vayamos viendo la evolución del mercado.