Preparar mi jubilación

Mucho más que un plan de pensiones

Vivimos más y mejor. Una buena noticia que, sin embargo, llena de incertidumbre a muchas personas que se preguntan cómo mantendrán su nivel de vida en un futuro que están deseando disfrutar. En Abante sabemos que planificar con éxito la jubilación va más allá de elegir un plan de pensiones. Porque el mejor plan es el que está pensado justo para ti.

Si te has hecho alguna de estas preguntas…

  • ¿Cómo debo invertir para mantener mi nivel de vida durante varias décadas?
  • ¿Cuándo puedo jubilarme? ¿Me compensa prejubilarme?
  • ¿Qué puedo esperar de la Seguridad Social y cuánto tengo que ahorrar?

…en Abante podemos hacer algo por ti

Además de hacerte las preguntas adecuadas y a definir tus objetivos, te ayudamos a proyectar los números, a determinar la rentabilidad y el esfuerzo de ahorro que necesitas en diferentes escenarios. También a analizar, dentro de tu plan, si te interesa o no prejubilarte, o establecer un convenio especial, entre otras opciones. Así podrás tomar las decisiones adecuadas para que tu jubilación sea como deseas. Además, construimos una cartera de inversión adecuada a tus necesidades, con acceso a los mejores gestores y te acompañamos a largo plazo para ir realizando los ajustes necesarios. Porque para nosotros tu jubilación es un proyecto, no un producto.

En Abante podemos hacer algo más por ti

Desmontando mitos: sí hay planes de pensiones rentables

¿Por qué no elegimos los planes de pensiones más rentables? Paula Satrústegui, socia de Asesoramiento patrimonial de Abante, y Enrique Borrajeros, socio de Desarrollo de negocio de Abante, nos exponen los grandes mitos relacionados con los planes de pensiones y nos dan las claves para invertir con éxito y poder lograr nuestros objetivos para cuando dejemos de trabajar.

¿Y si cambias el punto de vista para tomar las mejores decisiones?

Nuestro Financial Life Planning es el servicio que te ayuda a proyectar tu vida futura para que puedas cumplir tus objetivos.

Por dónde empiezo

A nosotros nos gusta el cara a cara, pero, si lo prefieres, puedes empezar con nuestro simulador para que puedas calcular la rentabilidad que necesitas para vivir la jubilación que siempre has querido tener.

Respondemos tus dudas

Si te preocupa tu jubilación, lo primero que deberías hacer es pensar en ti. En tu futuro. En cómo vas a querer vivir durante esa etapa en la que dejes de trabajar, en qué clase de jubilación quieres tener, en tus objetivos, en cuándo vas a querer jubilarte. Reflexionar sobre todas estas cuestiones es el primer paso antes de empezar a hablar de un producto en concreto. Poner en perspectiva tus planes y objetivos te va a ayudar a ser más realista con tus inversiones, a contextualizar el dinero dentro de tu proyecto biográfico y a trazar la estrategia de inversión que realmente necesitas.

A pesar de que se ha reducido la cantidad máxima que podemos aportar, los planes de pensiones siguen siendo una buena opción para la jubilación, pero siempre que elijas un plan de pensiones que sea rentable, consistente en su gestión, de calidad, que diversifique y que invierta a largo plazo. Además, la iliquidez del plan de pensiones -solo podrás rescatar el dinero por alguna de las contingencias de jubilación, fallecimiento, dependencia o incapacidad y, también, por los supuestos excepcionales de liquidez como enfermedad grave, paro de largo duración y a partir del 1 de enero de 2025, cuando las aportaciones tengan una antigüedad mínima de 10 año- te va a ayudar a comprometerte con tu futuro y a ahorrar y a invertir para cuando dejes de trabajar.

Para complementar la inversión en planes de pensiones, nuestra recomendación es que acudas a un asesor financiero para que te haga un estudio y puedes complementar tu inversión con los productos que realmente necesitas, según tus circunstancias y objetivos. Para nosotros, la mejor alternativa es el fondo de fondos. Tener una cartera de fondos de fondos te va a permitir diversificar tus inversiones de una forma especializada y profesional, con un producto flexible, eficiente y transparente y que, además, te va a permitir ir cambiando de fondo sin tener que pagar impuestos hasta el momento en el que hagas el reembolso.

Cuanto antes empieces a invertir para tu jubilación, mejor. ¿El motivo? Cuando hablamos de invertir, el tiempo siempre va a ser tu mayor aliado. Cuanto antes comiences a ahorrar y a invertir, menor será el esfuerzo de ahorro anual que tendrás que hacer. Es decir, si empiezas con 30 años, por ejemplo, puedes invertir anualmente menos dinero que si empiezas a invertir con 40 años porque durante esos 10 años de más tu dinero se habrá estado beneficiando del mercado a largo plazo, mitigando el efecto de la volatilidad en el corto plazo y multiplicando los efectos del interés compuesto -el interés de los intereses-.

No hay una cantidad estándar que invertir cada año para tu jubilación. Siempre dependerá de tus objetivos futuros y de tu situación personal. Para calcularlo, te recomendamos que hagas un ejercicio de planificación financiera paras que, primero, definas, cuáles son tus objetivos y cuándo quieres cumplirlos. Después tendrás que hacer números: desde cuánto cuesta esos objetivos hasta cuándo tienes a día de hoy y cuánto puedes ir ahorrando -en esta parte puedes hacer un análisis de todos tus gastos, de los recibos, préstamos, etc.-. Todo esto te permitirá saber qué cantidad tienes que invertir y a qué rentabilidad para poder cumplir tus objetivos.

Cuando te jubilas no estás obligado a rescatar tu plan de pensiones. Ya puedes hacerlo, pero no por imposición. Desde Abante te recomendamos que antes de rescatarlo acudas a un asesor financiero para que te ayude a ver qué estrategia es la que necesitas, porque puede que te compense seguir un tiempo más invertido si no necesitas el dinero o puede que te convenga rescatar una parte en forma de capital y aplicarte, así, la reducción del 40% al rescatar las aportaciones anteriores a 2007, y el resto hacerlo en forma de renta. Lo que debes tener en cuenta es que tributarás por la totalidad de lo que rescates en la base general del IRPF como rentas del trabajo, por eso, normalmente siempre es más eficiente rescatarlo cuando ya estás cobrando la pensión porque esta suele ser más baja que el salario.

La fiscalidad importa en tu jubilación, pero no es lo más importante. Tener en cuenta la fiscalidad te va a ayudar porque te vas a poder beneficiar más de las ventajas fiscales del plan de pensiones. Por ejemplo, puedes aprovechar lo que te deduces cada año en la aportación invirtiéndolo en otro producto para complementar tu ahorro. En el rescate, también es importante trazar una estrategia para ver de qué manera es más eficiente, tanto desde el punto de vista fiscal, como del financiero, personal y patrimonial. La fiscalidad es un elemento más a tener en cuenta -los impuestos que vas a pagar van a reducir la rentabilidad final de tus inversiones-, pero nunca debe ser el motivo principal por el que tomar una decisión.

¿Tienes otros objetivos?

Sean cuales sean tus objetivos, en Abante diseñaremos la estrategia financiera para ayudarte a cumplirlos.