< Volver

Control de calidad · Febrero 2012

Mercados & Gestión |

GAM Star Global Selector

Una de las categorías que más presencia tienen en nuestros fondos de la gama “beta + alpha” es la que denominamos “bolsa flexible”. Los gestores que identificamos dentro de esta categoría son aquellos cuya materia prima es la renta variable, las acciones, pero que en cada momento aportan su propia visión de mercados, de tal manera que tendrán una exposición alta cuando consideren que el mercado presenta un entorno favorable, y se pondrán defensivos, rebajando la exposición a bolsa, cuando no encuentren un entorno propicio. Estos gestores complementan la visión de mercados que en cada momento tenga Abante, por lo que nos aportan diversificación y valor añadido.

Es un fondo técnicamente sencillo en cuanto a los instrumentos que utiliza –acciones, cash y algunas coberturas en momentos puntuales– y a la manera que tiene de ser gestionado. Un exponente del “keep it simple” que lo convierte en un fondo absolutamente transparente, lo que, al final, es garantía de pocos líos y alta liquidez. Su estilo de gestión es value y emplea el Análisis Fundamental combinando aspectos cuantitativos y cualitativos a la hora de seleccionar las compañías.

Una de las patas importantes para la generación de alpha es la activa gestión del porcentaje de liquidez en cartera. Lo hemos visto puesto en práctica con gran acierto durante el año 2011, tan duro para gran parte de los gestores. Desde mediados del año 2010, los porcentajes de liquidez del fondo han sido muy elevados, y a medida que el mercado de renta variable seguía subiendo, el fondo fue incrementando su liquidez hasta alcanzar niveles del 75%. A finales de julio de 2011, su nivel de exposición era del 35%; a finales de agosto, tras la abrupta caída de los mercados, el gestor decidió incrementarla hasta el 50%, y a finales de septiembre, hasta el 65%. Durante el último trimestre, siguió modulando su nivel de exposición hasta niveles del 85%, con el que empezó 2012. Tras el gran comienzo de año –para los mercados y para el fondo-, el gestor ha decidido rebajar el nivel de exposición hasta el 70%.

La otra pata importante en la generación de alpha es la selección de los pocos nombres que componen la cartera. De hecho, si la regulación se lo permitiera, al gestor le gustaría tener tan sólo 10 acciones en cartera con un peso del 10% cada una, porque defiende que las primeras diez ideas son siempre mejores que las segundas diez, y así, sucesivamente. En el fondo, tienen limitado el peso en una sola posición a un 10% y en un mismo país al 40%.

Descargue el análisis completo