< Volver

EN EL CONFIDENCIAL

El fin de esta historia

Colaboraciones |

“La clave en estas elecciones estadounidenses, como ocurre con todas las democracias, estaba en que pudiera producirse un cambio pacífico si así lo decidían los electores y el riesgo de que no fuera así venía alimentado por una larga campaña en la que se han estado sembrando dudas sobre el sistema y la fiabilidad de los votos por correo y de los recuentos”, escribe Santiago Satrústegui, presidente de Abante, sobre en su último artículo para El Confidencial.

Satrústegui reflexiona sobre el resultado de las elecciones y sus implicaciones, tanto para las instituciones, la democracia y los ciudadanos de Estados Unidos, como para el resto de países. Así, sostiene que el desenlace de los acontecimientos, en los que estamos todavía inmersos, no ha podido ser más exigente en cuanto a test de estrés para una democracia paradigmática como la estadounidense, y recuerda que, al final, lo que hemos visto es que se ha cumplido el guion que se esperaba al pie de la letra: “Hemos tenido récord histórico del voto por correo, que era el que habían puesto bajo sospecha, el resultado ha sido suficientemente ajustado, los republicanos han ido por delante en el recuento de algunos de los estados clave para luego perderlos por una diferencia mínima y el presidente saliente no está dispuesto a reconocer (conceder) la derrota y pretende agotar sus opciones en los tribunales”.

Satrústegui también habla sobre las consecuencias de la pandemia en la política y señala que “el secreto de la democracia como sistema está en la limitación de los poderes, por eso funciona, pero la tendencia natural del gobernante es hacia lo contrario, y por eso tiene riesgo que se acostumbren a no dar explicaciones en el parlamento o a controlar los medios de comunicación”.

Aquí podéis leer el artículo completo.