< Volver

EN EL ECONOMISTA

El inversor conservador gana un 5%, pero el ‘tirón’ de la deuda pública se agota

Colaboraciones |

Para los expertos, 2019 cuenta con los factores perfectos para ser un año mejor que el anterior. Después de unas pérdidas medias de entre el 5% y el 10% el año pasado, casi tres meses después, los inversores tienen sus carteras en positivo. De hecho, hasta los perfiles más conservadores ganan dinero en el año, gracias a las subidas de doble dígito en las bolsas, pero también a la remontada de la renta fija, tal y como destaca en un artículo El Economista. Según Morningstar, las carteras más defensivas avanzan casi un 2,6% de media este año, mientras que las moderadas, que asumen una exposición más alta a la renta variable, se apuntan un 5,6%.

No obstante, la desconfianza sigue presente entre inversores y gestores. Tal y como señala, César Ozaeta, gestor de fondos en Abante: “La gente está bastante prudente. Vemos mucha fuera de mercado, y cuando eso pasa el mercado sube porque siempre hace lo que más duele”. Sin embargo, el gestor subraya que, mientras los bancos centrales mantengan la tónica actual y se conserve un crecimiento económico, “puede ser un buen año de mercado, no extenso de riesgos”.

Aquí podéis leer el artículo completo