< Volver

¿Hasta dónde se puede ir el precio del petróleo? Jarillo (SIA) dice que a los 80-100 dólares a corto plazo

Eventos | Mercados & Gestión |

abante icons Dos colores-41¿Hasta dónde se puede ir el precio del petróleo? José Carlos Jarillo, Managing Partner del grupo de inversión SIA, respondió a la que en los últimos meses se ha convertido en la pregunta del millón con un análisis sobre cómo funciona esta industria durante el evento mensual de actualidad celebrado en Abante. Jarillo sitúa el precio del crudo, a corto plazo, en la horquilla “entre los 60 y los 80 dólares”. A medio y largo plazo, es más difícil de prever, pero se “puede ir a los 90-120”, según el experto.

Para llegar a esta cifra, el profesor comenzó explicando el cambio de modelo que ha habido en la producción del petróleo desde la entrada en escena del shale oil norteamericano –petróleo de esquistos bituminosos o petróleo no convencional- y su extracción mediante la técnica del fracking (fractura hidráulica, ambos conceptos los explicamos en este post).

Jarillo cree que la caída del petróleo que hemos visto en los últimos meses “no es tan rara, ni tan única”, lo que sucede es que “cuando algo sube o baja durante un periodo de quince o veinte años, asumimos que va a seguir siempre así”. Y es lo que ha ocurrido en este caso. El petróleo hasta ahora tenía ciclos muy largos debido a que las inversiones para la extracción tardaban una década en materializarse.

“La oferta es extraordinariamente inelástica y los desequilibrios entre la oferta y la demanda son muy difíciles de corregir a corto plazo. Además, la demanda es también inelástica, el consumo del petróleo tiende a ser estable, con ligeras variaciones”, explicó el gestor y profesor durante el evento de actualidad celebrado en Abante.

La revolución del shale oil: elasticidad

Con el shale oil de Estados Unidos, que es el que determina ahora el aumento de la producción, los ciclos se han acortado. “El shale es totalmente distinto a lo que habíamos visto”.  Para empezar, la forma de extracción, mediante el fracking, requiere un número de pozos mayor, hay que perforar más para la misma superficie que con el petróleo tradicional. Además, “la vida de un pozo de fracking es de dos años y durante el segundo se produce solo un 40% de lo que se consigue el primero. El tercero la producción es ya residual”.

Petróleo EEUU Canadá

Las dos diferencias fundamentales, señala Jarillo, “es que en seis meses se puede tener el pozo en marcha, no se tarda diez años, y el agotamiento de los pozos es mucho mayor (del 50% frente al 15-20% de los tradicionales de los cuales hay datos fiables), con lo que si se deja de perforar dos años, se deja de producir”. Por esto, “la oferta pasa a ser elástica”.

El incremento de la producción en la última década ha venido de Estados Unidos. “En los últimos cuatro años el crecimiento de la producción de shale oil equivale al total de la producción mundial. Si no hubiera habido shale, el petróleo podría haber llegado a los 200 dólares, porque el resto de productores está en declive”, asegura el experto.

Ajuste rápido de precios

Jarillo asegura que “a 50 dólares no gana nadie: la extracción del petróleo tradicional como el del Mar del Norte sigue en marcha porque ya está hecha la inversión y como hemos visto los ciclos son largos. Pero a ese nivel, en el caso del fracking no da para hacer nuevos pozos. Así que la respuesta de la oferta y, por tanto, del precio va a ser ahora mucho más rápida de lo que estábamos acostumbrados”.

petróleo sia

El experto dio durante su presentación varios datos, entre los que destacó que según las cifras de la mejor zona de Estados Unidos para la extracción del shale oil, Dakota del Norte, necesitan que el petróleo esté entre 29 y 77 dólares para poder ganar algo. El problema es que “el promedio es irrelevante, ya que a los precios actuales ya hay muchos productores de esta región a los que no les compensa perforar, por mucho que sus vecinos sí ganen dinero. Y si dejan de extraer el petróleo, caerá la demanda y subirá el precio de nuevo”. Y añadió: “A este precio es imposible que crezca la oferta y si la demanda crece al rimo previsto, el precio es insostenible”.

Por eso, su estimación es que a corto plazo el precio del petróleo puede moverse entre los 60 y los 80 dólares el barril, no cree que vaya a bajar ya mucho más de lo que lo ha hecho, y anticipa que “vamos a tener mucha volatilidad, son movimientos financieros”.

A 80-100 dólares Estados Unidos no puede producir mucho más petróleo que ahora, por lo que si se quiere incrementar la oferta, el precio se puede ir hasta los 90-120 dólares, un rango que permitiría la entrada de nuevos productores que ahora mismo están fuera porque su coste de extracción es mayor”, explicó.  En su opinión, el parón en la inversión y producción que ha provocado la caída del precio de los últimos meses, “lo vamos a notar en la oferta dentro de cinco años”.