< Volver

EN CINCO DÍAS

Invertir mirando el retrovisor

Colaboraciones |
César Ozaeta

César Ozaeta, gestor de fondos en Abante, habla de las ventajas de invertir en fondos de inversión -cartera diversificada de activos, gestión profesional, diferimiento fiscal, etc.- y reflexiona sobre por qué los inversores se dejan llevar muchas veces por sus emociones y tienden a salirse del mercado antes de tiempo o a invertir solo pensando en lo que ha funcionado en el pasado.

¿A qué llamamos invertir con el retrovisor? En la tribuna de los fondos de Cinco Días, Ozaeta explica que consiste en “invertir en aquellos tipos de activos o productos que mejor comportamiento han tenido en el pasado reciente, suponiendo que también van a ser los que mejor comportamiento van a tener en el futuro” y destaca que este concepto tiene dos caras.

“Por el lado del cliente, suele ser habitual que siempre quiera aumentar la posición en los productos con mejor comportamiento en su cartera y vender aquellos que han tenido un mal desempeño”, comenta el gestor, al tiempo que señala uno de los grandes riesgos a los que se puede enfrentan el inversor cuando sale de un activo antes de tiempo: “Dos tercios de la rentabilidad de un producto se suelen conseguir en un tercio del tiempo. Sobre todo, en renta variable, perderse los mejores días es muy costoso para el inversor”.

Para el asesor, “siempre es más fácil vender el historial de rentabilidad de un fondo de inversión que ha funcionado bien, a tener que enfrentarse a la venta de un producto con un pasado complicado”, señala. Y aquí, Ozaeta explica que cuando un producto no está funcionando bien en la cartera de un cliente, aunque lo más fácil es sacarlo, eso no tiene por qué ser el mejor consejo.

“La historia nos demuestra que los mejores gestores pasan por periodos de underperformance y es, precisamente, tras pasar estos momentos, cuando mejor comportamiento tienen”, concluye el gestor, señalando, además, que hay que tener en cuenta que las circunstancias del mercado cambian muy rápido y que la mejor forma de tener enfrentarse a esos cambios es con carteras diversificadas.