< Volver

EN DIARIO SUR

La navaja de Ockham

Colaboraciones |

“La navaja de Ockham es un principio filosófico que plantea elegir la explicación más sencilla porque suele ser la más probable. Atribuido al filósofo y fraile franciscano Guillermo de Ockham en el siglo XIV, ha resultado un método del pensamiento lógico que ha guiado en el desarrollo de teorías económicas, teológicas o médicas”, escribe Rafael Romero, director de Abante en Málaga, en su última columna para Diario Sur.

Romero explica que las bolsas siempre se mueven por expectativas -adelantándose a menudo a lo que puede llegar- y añade que estos últimos años nos están mostrando una gran dispersión de rentabilidades, poniendo precio a la mayor visibilidad del retorno de su inversión en unos sectores respecto a otros y la capacidad de crecer, sobrevivir y transformarse de compañías con un perfil distintivo.

Así, Romero explica que “valorando sus características, los mercados muestran más interés en compañías con un perfil de calidad por su reconocimiento de marca, balances sólidos, negocios en expansión, con capacidad de fijación de precios y resiliencia ante la competencia, contribuyendo estos factores a la creación de un modelo de negocio duradero. Y, adicionalmente, los consumidores van mostrando la importancia de encontrar marcas sostenibles y alineadas con sus valores, superando a otros factores como el precio o la conveniencia. Así mismo, la transparencia, flexibilidad y la mejora de su experiencia en todos los canales van tomando impulso como factores relevantes”.

“Como inversor, si paso la navaja de Ockham por la situación actual, debiera de considerar las explicaciones más simples que invitan a ser optimista en el largo plazo, por el gigantesco impulso económico y fiscal de bancos centrales y gobiernos, un mundo de tipos bajos sine díe y el proceso de transformación estructural global que seguirá ofreciendo enormes oportunidades a compañías de calidad que sepan aprovecharlas”, concluye Romero.

Aquí podéis leer la tribuna completa.