< Volver

EN EXPANSIÓN

Las ventajas del fondo de fondos

Colaboraciones |
Marta Campello

Marta Campello, socia y gestora de fondos en Abante, hace una defensa del fondo de fondos como “la mejor fórmula para ofrecer al inversor una cartera global y diversificada de fondos”. “un fondo de fondos es mucho más eficiente y transparente que una cartera gestionada”, subraya en una tribuna publicada en Expansión.

Expansión tribuna Marta Campello fondos de fondos

Campello destaca la flexibilidad e inmediatez que proporcionan los fondos de fondos, en comparación con las carteras de gestión discrecional, a la hora de implementar cambios en su composición. Con el fondo de fondos se evita la ineficiencia de las carteras discrecionales, en las que para hacer cambios hay que salir de un fondo para entrar en otro, lo que puede provocar que se pierda la oportunidad del momento. Además, el fondo de fondos ofrece inmediatez en el uso de coberturas y en la implementación de decisiones tácticas.

Por otro lado, Campello señala que la selección de gestores es uno de los aspectos más importantes a la hora de invertir en fondos.  “Combinar gestores con distintos estilos, procesos y sesgos permite sacar el máximo partido a una idea de inversión y disminuye los riesgos de no acertar si solo se elige uno. hay ocasiones, además, en las que no quieres riesgo gestor”, explica. Otra ventaja de los fondos de fondos es que tienen valor liquidativo diario, lo que permite que los partícipes puedan evaluar cómo lo ha hecho la gestora en el pasado y juzgar la calidad de su gestión, una transparencia que no existe en las carteras discrecionales.

Campello destaca en su tribuna, además, la importancia del tamaño en la gestión: “Nosotros queremos poder invertir en todo aquello que aporte valor al cliente, por eso cuidamos tanto el tamaño de los fondos de fondos como el de los fondos en los que invertimos”. Y, para terminar, pone el foco en la importancia para el inversor de la rentabilidad neta de comisiones: “Reducir las comisiones a costa de empeorar la gestión o limitar el tipo de fondos en los que se puede invertir no es una buena solución”.

Aquí podéis leer el artículo completo