< Volver

Los indicadores que vigilan los mercados

Mercados & Gestión |

Acción, reacción, ¿repercusión? Cada semana conocemos múltiples indicadores macroeconómicos que nos dan pistas sobre la salud de ciertos sectores, actividades y países y que suelen causar mayor o menor impacto en los mercados. Algunos de estos datos pasan desapercibidos mientras que otros centran la actualidad financiera.

¿Cuáles son los indicadores más representativos? Hay semanas, como esta, por ejemplo, que vienen cargadas de datos. Hoy se han conocido, entre otros, la encuesta de confianza de empresas y consumidores de la zona euro, que ha superado ligeramente las expectativas, y mañana Estados Unidos publicará las nuevas peticiones de subsidio por desempleo.

Los indicadores de coyuntura son agregados que tratan de reflejar la evolución de ciertas variables económicas subyacentes, al tiempo que contribuyen a la formación de expectativas y a la toma de decisiones por parte de las autoridades de política económica y los agentes que intervienen en los mercados.

En la actualidad existe un amplio abanico de indicadores que se basan en datos contables y económicos, que se obtienen a través de encuestas y que tienen un carácter adelantado, coincidente o retardado dependiendo del momento en el que se obtienen respecto al ciclo económico. Así, la mayoría de las economías clasifican los indicadores por confianza de los consumidores, confianza de los empresarios e indicadores de clima económico, y otras tienen en cuenta si son indicadores de demanda, de oferta o de sentimiento.

Confianza de los consumidores

El consumo supone las dos terceras partes del PIB de una economía moderna, es decir, su evolución influye directamente en la situación económica de una determinada zona. Así, para poder anticiparse al ciclo y tomar decisiones, los agentes económicos quieren conocer el sentimiento, el estado de ánimo y las expectativas de los consumidores. En este sentido, las encuestas más representativas que miden la confianza de los consumidores son las estadounidenses que realizan la consultora Conference Board y la Universidad de Michigan, que se siguen a ambos lados del Atlántico.

El Índice de la Conference Board consulta a 5.000 hogares sobre su situación económica actual, sus perspectivas de empleo y su actividad comercial. La encuesta, que se lleva realizando desde 1967, recoge la expectativa que tienen los consumidores para el próximo año sobre la evolución de los tipos de interés, la inflación y la bolsa.

La encuesta de la Universidad de Michigan, que se realiza desde 1966, con carácter mensual, se considera mucho más fiable y menos volátil que el Índice de la Conference Board, y mide, también, las expectativas sobre las condiciones financieras de la unidad familiar para los próximos años con preguntas sobre sus previsiones de ingresos, planes de compras y coyuntura económica.

Confianza de los empresarios

Por el lado de los empresarios, uno de los indicadores más relevantes es el ISM, que emite mensualmente dos informes sobre las condiciones y el clima empresarial estadounidense. El más importante es el ISM manufacturero, que estudia 17 industrias (transporte, textil, impresión, alimentación, ordenadores y electrónica, equipamiento comercial, papelería, etc.) y que se considera el barómetro más fidedigno de la economía de Estados Unidos a corto plazo por la inmediatez de los datos.

Este indicador tiene varios subíndices, siendo el PMI el más seguido por los mercados. Refleja el sentimiento y las expectativas que tienen los gestores de compras del sector manufacturero mediante un índice de difusión ponderado: nuevos pedidos (30%), producción (25%), empleo (15%), entregas de pedidos (15%) e inventarios (10%). Una lectura por encima de 50 puntos indica crecimiento o expansión con respecto al mes anterior, mientras que un PMI por debajo de 50 sugiere contracción de la actividad.

Por su parte, el ISM no manufacturero analiza información de nuevos pedidos, empleo, inventarios, importaciones o sentimiento de inventario de sectores como seguros, comunicaciones, salud, construcción, agricultura, o banca.

Indicadores de clima económico

Los indicadores de clima económico -adelantados, coincidentes y retardados- son medias compuestas de entre cuatro y diez indicadores del mismo tipo, que revelan patrones de cambio comunes en los datos económicos de una forma más precisa y consistente que otros indicadores individuales (se consideran menos volátiles).

Los indicadores adelantados son series que tienden a cambiar de dirección, anticipándose al ciclo económico, de forma que permiten predecir el cambio de ciclo. Algunos de estos son: media semanal de horas trabajadas en el sector industrial, nuevos pedidos industriales, bienes de consumo y materiales, precio de las acciones, perspectivas económicas para las familias en los próximos 12 meses, etc.

Por su parte, los indicadores coincidentes son series amplias que miden la actividad económica agregada, como el número de empleados en nómina o el índice de producción industrial.

Y, por último, se encuentran los indicadores retardados, que tienden a cambiar de dirección después de las series coincidentes. Se utilizan para confirmar o desmentir la evolución de las series adelantadas y coincidentes, es decir, sirven para localizar desequilibrios estructurales. La duración media del desempleo, los tipos de interés preferencial medio de los bancos o la variación en el índice de precios al consumo de servicios son algunos de los indicadores retardados.