< Volver

Pangea Insights: Cassandra

Mercados & Gestión |

Además de ser un bar de la calle Nuñez de Balboa, 76, donde el trato es exquisito, y de los pocos sitios que te despiden diciéndote “que pases buen día”, Cassandra era hija de unos reyes de Troya a la que Apolo dio el don de la profecía. Cuando la joven traicionó al dios del vaticinio y de la música, ésta cayó en desgracia y, aunque conservó el don de los pronósticos, Apolo la maldijo para que nadie la creyera. De hecho, Cassandra fue la única que auguró la caída de Troya, pero nadie dio crédito a sus palabras.

La versión moderna de Cassandra son, sin duda, los estrategas de las casas de análisis y gestoras que a estas alturas de año, sobre todo los que pertenecen al sell-side (parte vendedora), nos honran con sus predicciones. La mayor parte del mercado ya no se sorprende con los pronósticos, porque han dejado de ser originales hace muchísimos años. Todos y cada uno de ellos acaban abocados al clásico vaticinio de que la bolsa -da igual el país en el que vivas- subirá un 10% (un 6% por beneficios, un 2% por dividendos y un 1% por expansión de PER –Price-Earnings Ratio o ratio precio-beneficio-).

En este Insight establezco la hoja de ruta para el año que viene. Mi pronóstico para el Ibex es que el beneficio por acción será del 20%, así, el punto óptimo de compra puede venir dado en la zona de un PER de 12 veces, es decir, en los 8.700 enteros. Este nivel constituye un soporte, algo que se pondrá de manifiesto cuando se produzca un empeoramiento de las encuestas electorales y cuando desaparezca el actual beneficio de la expansión del PER por encima.

En el caso del S&P 500, por encima de los máximos de 2.080 puntos hay una oportunidad para vender. En el Euro Stoxx 50 hay un importante margen de crecimiento del beneficio por acción y tiene una importante resistencia en los 3.600 puntos. Al final, que Europa suba o no este año depende, en gran medida, de que bancos y petroleras avancen.

Sobre el euro, hay que destacar que tanto exceso de consenso podría hacer que la divisa europea volviera de nuevo a la zona de 1,285-1,30 antes de atacar el nivel clave de los 1,20-1,19 dólares. Y en el petróleo sería razonable que el nuevo rango se sitúe entre los 55 y los 80 dólares. El oro puede volver a máximos cuando el mercado empiece a tener miedo a la ‘deflación mala’ y en lo que se refiere al bono estadounidense a 10 años, no puede estar mucho tiempo tonteando con el 2%. Sobre el bund, solo la superación del 1% sería la confirmación de que Europa vive.

SI DESEA LEER EL DOCUMENTO COMPLETO, PUEDE DESCARGAR EL PDF

Un saludo,

Alberto Espelosín, gestor de Abante Pangea [+info]

Me interesa este producto

Ficha del producto

Todas las cartas del gestor

Pangea Insights