< Volver

Pensiones de jubilación, la sostenibilidad del sistema y el Pacto de Toledo

Asesoramiento & Financial Planning | Jubilación & Pensiones |
pensiones jubilación futuro blog

La jubilación y las pensiones llevan un tiempo acaparando titulares e interesan a la mayoría de la gente, puesto que casi todos esperamos poder disfrutar de nuestros años de retiro. Las últimas noticias sobre este tema han surgido a partir de la propuesta que hizo la ministra de Empleo, Fátima Báñez, sobre la forma de calcular las pensiones, que el Grupo Popular ha presentado en la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo.

La semana pasada, Fátima Bañez realizó unas declaraciones en TVE que han dado mucho que hablar. La ministra hizo referencia a que, con la crisis, algunos trabajadores que se han quedado en el paro durante los últimos años de su carrera laboral o que han tenido que prejubilarse de forma forzosa, se ven perjudicados en el cálculo de la pensión, puesto que, tal y como se realiza este actualmente, se toman las últimas bases de cotización.

Cambiar el cálculo de las pensiones

En este sentido, Bañez comunicó que “estamos pensando, y está trabajando el Pacto de Toledo en que se pueda tener en cuenta no los últimos años de cotización, sino incluso, poder elegir durante toda su carrera laboral porque mejoraría su pensión futura. Es una propuesta que está presentando el Grupo Popular en el pacto de Toledo y que veremos si ve la luz”. Dichas declaraciones han provocado múltiples reacciones, tanto positivas como negativas.

Las declaraciones de la ministra no detallaron la propuesta exacta, por lo que hemos visto varias interpretaciones en los medios a sus palabras. Todo apunta a que se quieren tomar medidas para ampliar o modificar el periodo de cálculo, aunque todavía no esté claro cómo se va a materializar. Hay quienes opinan que se podrán elegir las mejores 25 bases de cotización y quienes consideran que se podrá utilizar toda la vida laboral.

Sobre este tema, el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, dijo el viernes 19 de enero que con la medida que ha presentado el Grupo Popular en el Pacto de Toledo lo que se pretende es “dar más flexibilidad y más capacidad de elección al ciudadano”. Su mensaje dejó abiertas varias posibilidades, “incluso se podrían descartar aquellos años peores de la carrera de cotización”. Esta medida no tiene por objetivo, según dijo Burgos, “salvaguardar el sistema de pensiones, que se salvaguarda con empleo, sino que sea más equitativo y más justo”.

Eso sí, por lo que han dicho hasta ahora, parece que esta medida solo beneficiaría a quienes hubieran alcanzado la edad legal de jubilación, dado que desde el Ejecutivo se quiere incentivar prolongar la vida activa. Además, la medida, tal y como se ha propuesto, sería voluntaria para trabajadores que hayan cotizado, al menos, 38 años.

Sostenibilidad del sistema de pensiones

A lo largo de los últimos años, hemos ido señalando la necesidad de que se realice una reforma del sistema de pensiones para garantizar su sostenibilidad. La longevidad y el descenso de la natalidad hacen necesario que abordemos el problema de las pensiones lo antes posible y con una visión de largo plazo.

En la actualidad, hay 9,58 millones de pensionistas en total, y 5,88 millones de personas que reciben pensiones de jubilación, según los datos de diciembre de 2017 de la Seguridad Social. El número de jubilados seguirá aumentando a medida que envejece la población, dado que cada vez tenemos una esperanza de vida mayor, lo que provoca que haya más generaciones disfrutando de esta etapa.

pensiones de jubilación

Esta realidad es la que genera presión al sistema de pensiones por el lado del gasto: si no aumentan mucho los trabajadores en activo que coticen, los ingresos serán inferiores a los gastos, dado que es un sistema de reparto (las pensiones las ‘pagan’ los que están trabajando en ese momento). De ahí que para garantizar la sostenibilidad del sistema haya que incrementar los ingresos o reducir los gastos.

En este sentido, ya se han tomado algunas medidas: se ha retrasado la edad de jubilación hasta los 67 años (de forma paulatina desde 2013 y hasta 2017), se ‘premia’ la prolongación de la vida laboral y ‘penaliza’ las jubilaciones anticipadas ampliando y reduciendo la cuantía de la pensión de jubilación.

También se ha introducido el factor de revalorización por el cual las pensiones aumentan cada año un mínimo (0,25%) pero que crezcan más va ligado a la evolución de las cuentas públicas. Y en 2019 entrará en vigor el factor de equidad intergeneracional, que consiste, básicamente en modificar la cuantía anual de la pensión en función del incremento de la esperanza de vida: es decir, si la esperanza de vida aumenta, el pensionista verá reducida la cantidad anual que recibirá, ya que se parte de la idea de que, para un mismo total a percibir durante el conjunto de la jubilación, hay que repartir ese dinero entre más años.

Cambio en el enfoque vital y laboral

Con las medidas ya puestas en marcha, como vemos, se trata de incrementar el número de años que cotiza una persona y reducir el número de años que cobra pensión, por un lado, y de reducir la cuantía de las pensiones, por el otro, para que el sistema sea sostenible. No obstante, el mensaje que ha lanzado el gobierno nos anticipa que veremos nuevas reformas. Y para que estas tengan el calado necesario hará falta un consenso entre los distintos grupos parlamentarios, que requiere mucho diálogo.

Teniendo en cuenta que cada vez viviremos más años, pero también llegaremos en mejores condiciones a edades avanzadas, hay que pensar en extender la vida laboral, probablemente, más allá de los 67 años. De hecho, en algunos países europeos ya se está pensando en los 70 años o más.

Debemos de ser conscientes de que se han de alargar las carreras laborales y retrasar considerablemente la edad real de jubilación -que es a día de hoy muy inferior a la edad legal- no solo para que el sistema sea sostenible, sino para que mantener nuestro nivel de vida futuro requiera menos esfuerzo. En este sentido, probablemente, también deberá cambiar cómo nos planteamos una vida laboral más larga y cómo la planificación financiera nos puede ayudar a alcanzar nuestros objetivos en este sentido.

Si te interesa leer más artículos sobre jubilación y pensiones, puedes hacerlo aquí.