< Volver

EN EL CONFIDENCIAL

Pesimismo, un lujo que muy pocos inversores pueden permitirse

Colaboraciones |

Santiago Satrústegui, presidente de Abante, escribe en el blog “Desnudo de certezas de El Confidencial sobre la evolución que han tenido los mercados en los últimos meses -con las caídas de 2018, especialmente de diciembre, y la recuperación de enero- y el papel que juegan las emociones al tomar decisiones de inversión y pensar en el largo plazo.

A día de hoy, tenemos noticias algo mejores, pero también precios más caros. Los riesgos no han desaparecido, pero ya no se les asigna tanta probabilidad a los peores escenarios. Los mercados han subido con fuerza. Mantener la calma ha sido una buena decisión y, como anticipábamos, los que se pusieron nerviosos y vendieron abajo han hecho ganar dinero a los que vieron ese nerviosismo como una oportunidad de invertir”, escribe.

Satrústegui también habla de las predicciones y de cómo nos planteamos la vida y el paso del tiempo, con las decisiones financieras que esto conlleva. Así, señala que “aprender a vivir con el riesgo y con la incertidumbre es la asignatura fundamental que debería ser obligatorio aprobar lo antes posible cuando nuestra vida hace la transición por la mediana edad”.

En este sentido, y en lo relativo a la parte más emocional, el presidente de Abante sostiene que “en inversiones, el pesimismo es un lujo que solamente se puede uno permitir desde una posición económica muy, pero que muy, saneada”.

Aquí podéis leer el artículo completo.