< Volver

Visión de mercados | Abril 2020

Mercados & Gestión |
mercados

Mes para recordar en nuestras vidas y en los mercados financieros, que registraron caídas generalizadas en todos los activos. La propagación del virus por todo el mundo, como la actuación de los gobiernos y bancos centrales han dirigido los mercados en marzo, que ha sido uno de los meses más volátiles de la historia.

Así, hemos asistido a una caída bursátil muy rápida y profunda, que ponía en precio una recesión en la que, probablemente, ya estemos inmersos. Los índices llegaron a perder cerca del 30% en las dos primeras semanas de marzo -un 40% acumulado en el año a mitad de mes-, para rebotar en la última semana, con la volatilidad disparada desde que comenzó la crisis provocada por la pandemia del COVID-19. El índice VIX, que mide la volatilidad de la bolsa estadounidense y que también es conocido como el “índice del miedo”, llegó a niveles tan altos como en el peor momento de la crisis financiera de 2008.

De esta forma, cerramos el mes con un retroceso del índice mundial renta variable retrocede del 13,07% en moneda local (del 13,37%, medido en euros). Por su parte, la bolsa de Estados Unidos se ha dejado un 12,8% (un 12,84% en euros) en un mes para la historia, con subidas no vistas desde 1939 y con bajadas históricas en un solo día. Europa retrocedió un 13,89%, mientras que el Ibex 35 sufrió caídas mayores, del 22,21% en el acumulado mensual. Y los mercados emergentes, en línea con el índice mundial, cerraron el mes con una caída del 13,17% en moneda local.

En los mercados de renta fija, también hemos vivido un mes histórico, con movimientos muy bruscos en la mayoría de tipos de activo.

Los bonos de gobierno, que históricamente han actuado como refugio, vivieron un momento tenso a mitad de mes, con fuertes subidas en rentabilidad y caídas en precio, especialmente en el caso de la deuda periférica, por lo que Italia y España vieron cómo sus costes de financiación aumentaban considerablemente ante los previsibles aumentos de déficits provocados por los programas de ayuda implementados y las dudas respecto a su potencial recuperación económica. Sin embargo, tras el anuncio del programa de compra de activos del Banco Central Europeo, las primas de riesgo volvieron a relajarse. En Estados Unidos, los bonos a 10 años del Tesoro pasaron de niveles de 1,15% al 0,67%.

En términos de valoración de los activos, las recientes caídas de los mercados han supuesto una mejora evidente en los múltiplos a los que cotiza la renta variable. Después de un arranque de año en el que habíamos optado por una posición de prudencia, incluyendo coberturas, consideramos que es un buen momento para incrementar ligeramente nuestra exposición a riesgo. Es probable que las noticias sobre la evolución del virus continúen empeorando, sobre todo en Europa y Estados Unidos. Lo que no tenemos tan claro es que, cuando en uno o dos meses tengamos algo más de claridad, el impacto económico del mismo vaya a ser tan importante como descuenta, a los precios actuales, el mercado.

Para leer el documento completo, puedes descargar el PDF