< Volver

Visión de mercados | Abril 2021

Mercados & Gestión |

Acabamos de cerrar el primer trimestre del año y lo hemos hecho con un tono positivo en los mercados financieros. A lo largo del mes de marzo hemos visto subidas generalizadas en la mayoría de los índices, apoyadas por la aceleración del ritmo de vacunación en Estados Unidos y Reino Unido y por los paquetes de estímulos presentados por Joe Biden, relacionados con el plan de infraestructuras y de recuperación económica. Sin embargo, el incremento de casos en ciertas zonas de Europa ha provocado un aumento de restricciones a la movilidad.

El índice mundial de renta variable se anotó en marzo un 3,99% en moneda local, mientras que en euros la subida fue del 6,49%, gracias a la fuerte apreciación del dólar en el mes. La bolsa de Estados Unidos avanzó un 3,63% en moneda local y un 7,02% en euros. En Europa, la bolsa cerró también con subidas de un 6,09% (7,78% en el caso del Euro Stoxx 50). Por el lado negativo, destaca el comportamiento de los países emergentes, que terminaron marzo con una caída del 1,07% en moneda local y una ligera subida del 1,51% traído a euros. Japón, por su parte, avanzó un 3,63% en euros.

En cuanto a los sectores, marzo ha mantenido un tono positivo en aquellos que son más cíclicos. En lo que va de año, seguimos viendo un avance significativo de la energía, que sube ya un 25,45% en euros, y del sector financiero, que repunta un 17,15%, beneficiado por la recuperación económica y los tipos de interés. Por otro lado, tras un inicio de año complicado para los sectores más defensivos, tanto los servicios públicos como el consumo básico están repuntando con fuerza, y han cerrado marzo con subidas del 10,58% y del 9,25% respectivamente. Uno de los sectores más ligados al sesgo de crecimiento -como es la tecnología- y que tuvo un gran comienzo de año, se ha quedado atrás en marzo, al avanzar un 3,51%.

En los mercados de renta fija el comportamiento ha sido mixto. En deuda pública, desde inicios de año, hemos visto una subida generalizada de las TIRes del bono estadounidense, un movimiento sustentado por las perspectivas de crecimiento económico y el aumento esperado de inflación de cara al año 2021. Así, el bono estadounidense a 10 años empezaba el año con una TIR del 0,91% y cerró marzo en el 1,74%, niveles que no veíamos desde enero de 2020, antes de que la Reserva Federal bajase los tipos al 0%. En el caso del bono de gobierno alemán, hemos visto un movimiento positivo en el mes, pasando la TIR del -0,26% al -0,29%, apoyado por las declaraciones de diferentes mandatarios del Banco Central Europeo, reiterando que utilizarán todas las herramientas necesarias para mantener las condiciones financieras actuales. En los bonos periféricos (España e Italia), el movimiento de las TIRes ha sido similar. El bono español a 10 años cerró el mes con una TIR del 0,34% y el italiano, en 0,66%.

Por otro lado, la OCDE y el Fondo Monetario Internacional acaban de mejorar las expectativas de crecimiento económico para 2021 y 2022. La mejora es generalizada, destacando el salto de Estados Unidos (+6,4% en 2021 según el FMI), gracias al avanzado estado del proceso de vacunación y a los fuertes estímulos fiscales, a lo que se podría añadir otro plan de infraestructuras que está tratando de impulsar la administración Biden.

Creemos que la subida del bono estadounidense a 10 años está generando una oportunidad para incrementar la duración de nuestras carteras de renta fija. A este respecto, hemos empezado a construir una posición, todavía pequeña, pero con idea de incrementarla si el bono se dirige a la zona del 2%.

Para abril, mantenemos una exposición sobreponderada en renta variable, que se sitúa en el 55%, un 5% superior al nivel neutral. Mantenemos sin cambio la inversión en renta fija (35%) y mantenemos en un 10% el peso en activos monetarios.

Para leer el documento completo de visión de mercados, puedes descargar el PDF.