Visión de mercados | Enero 2023

HomeBlogActualidad
12/01/2023
  • Termina el último mes con una dinámica muy similar a la del resto del 2022. Diciembre cerró con rentabilidades negativas para los principales activos de riesgo. Tanto la renta variable como la renta fija sufrieron fuertes caídas en las últimas semanas debido a los duros mensajes por parte de los bancos centrales con el objetivo de contener la inflación, lo que frenó el optimismo del mercado. En renta variable el índice estadounidense de referencia cerró el mes con una caída del 5,8% medido en moneda local y el Euro Stoxx 50 algo menor, un 4,3%.
  • Desde un punto de vista anual, el índice mundial terminó 2022 con una pérdida del 17,4% en moneda local, siendo un 14,2% medido en euros, debido a la apreciación del dólar frente al euro. Los índices estadounidenses concluyeron con bruscas caídas, el S&P 500 cerró en -19,4%, mientras que la dispersión de estilos hace que el Nasdaq perdiese un 33,1% y el Dow Jones únicamente un 8,8%, todas ellas en moneda local. Europa registra mejores datos en relativo, cayendo el Euro Stoxx 50 un 11,7% y el Ibex 35, un 5,6%. Japón, alejado de la alta inflación y con otra política monetaria, terminó el año en -6,6%, que, medido en euros, supone una pérdida del 13,2% debido a la devaluación del yen. Los mercados emergentes no se alejan de los desarrollados y el índice agregado perdió un 17,3%, donde China cae un 18,7%, ambas medidas en euros.
  • La dispersión por estilos volvió a ampliarse en diciembre. El año cerró con el value cayendo únicamente un 1,14% mientras que las acciones de crecimiento o growth perdieron un 24,7% en euros. Sectorialmente, la tecnología, el consumo discrecional o telecomunicaciones son los sectores más damnificados con caídas entre el 25% y el 30%, mientras la energía terminó el año subiendo casi un 50%. Los sectores defensivos como utilities, consumo básico o healthcare aguantan con ligeras pérdidas y los sectores cíclicos como industriales o financieras concluyen con pérdidas cercanas al 10%.
  • Mes negativo también para los activos de renta fija. 2022 cierra como el peor año del activo en su historia. Los bonos de gobierno cayeron en precio por el endurecimiento de la política monetaria, que se tradujo en fuertes subidas en los tipos de interés de referencia. El bono estadounidense acumuló una caída de casi el 15% en el año, situando la TIR en el 3,87%. El bono alemán retrocedió cerca de un 19%, con la TIR en un 2,57%, después de empezar el año con TIR negativa. Los bonos corporativos de alta calidad registraron caídas superiores por el componente duración y la ampliación de los diferenciales de crédito.
  • El tono de los bancos centrales en cuanto a las políticas monetarias sigue siendo restrictivo. Cristine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo, sorprendió al dar un discurso más duro de lo esperado y dejando entrever que subirán los tipos lo necesario. El mercado descuenta ya que los tipos superen el 3%. La Reserva Federal subió en diciembre 50 puntos básicos hasta el 4,5% y se espera que el tipo terminal se sitúe en el 5-5,25%.
  • En el plano macroeconómico, el IPC estadounidense se desaceleró por quinto mes consecutivo en noviembre y se sitúa en el 7,1%. Además, el mercado espera que en diciembre baje al 6,5%. El IPC de la zona euro también empieza a relajarse y se sitúa en el 9,2% en diciembre frente al 10,0% del dato anterior.
  • En el mercado de divisas, volvemos a tener un mes volátil. El euro consiguió fortalecerse un 2,8% contra el dólar y cerró en el 1,07. El yen, por su parte, se fortaleció frente a las grandes divisas, al ser el banco central japonés algo más agresivo en su política monetaria.
  • Por el lado de materias primas, el oro acabó con una ligera caída del 0,13%, situándose en 1.826 dólares por onza. El barril de brent, por su parte, acabó en 85 dólares, lo que supuso una subida del 10,4%, aunque con una fuerte caída desde sus máximos, después de llegar a verlo cotizar en niveles de 120 dólares.

Desde Abante enfocamos nuestro posicionamiento en aquellas compañías con más capacidad de capear este escenario de ralentización económica: las empresas de calidad. Estas compañías suelen tener flujos de caja estables y un posicionamiento líder en sus respectivas industrias lo que les permite ser mucho más resilientes en este entorno.

Puedes ver el documento completo de visión de mercados aquí