< Volver

Visión de mercados | Junio 2019

Mercados & Gestión |

Termina un mes de mayo que nos ha dejado resultados negativos en los activos de riesgo. Tras un comienzo de año muy positivo para los mercados de renta variable, el retorno de las tensiones comerciales, que durante los últimos meses habían quedado en un segundo plano, han generado incertidumbre sobre los mercados financieros, provocando caídas en los activos de riesgo, mientras que los activos refugio como la deuda pública y el oro han logrado resultados positivos en el mes.

A nivel geopolítico, hemos visto en el último mes una nueva confrontación entre el gobierno de Estados Unidos y el chino a raíz de las negociaciones comerciales. La falta de acuerdo en algunos asuntos referentes a la protección de la propiedad intelectual ha generado nuevas fricciones entre ambos gobiernos, que han terminado con la decisión de Donald Trump, a golpe de tuit, de imponer nuevos aranceles a la importación de productos chinos por valor de 200.000 millones de dólares, que pasarían del 10% actual al 25% de forma inmediata. Aunque la llamada guerra comercial tiene a China y Estados Unidos como grandes protagonistas, las tensiones comerciales tienen un alcance más amplio. Por el lado positivo en Japón las negociaciones han recibido un impulso y por el negativo, Estados Unidos ha anunciado aranceles a México.

En Europa, la principal cita del mes fue la celebración de las elecciones europeas. A pesar del ruido generado durante la campaña, la lectura que nos dejan estas elecciones es que los partidos euroescépticos no aumentan su representación de forma significativa y se quedan con menos de un 25% de los escaños del parlamento europeo. Por lo tanto, el bloque de partidos proeuropeos consigue una representación muy significativa en el parlamento, aunque con un nivel de fragmentación mayor tras el aumento de las candidaturas liberales y verdes.

La temporada de resultados en Estados Unidos avanza y de forma positiva. Sin embargo, pese a que los resultados empresariales han sido mejores de los esperado, el S&P 500 retrocedió más de un 6% en el mes, un resultado que se sitúa en línea con el resto de los mercados. Sin embargo, si observamos los resultados acumulados en el año, el mercado estadounidense sigue destacando sobre el resto de las regiones.

Y en el plano macroeconómico, se sigue observando una desaceleración del crecimiento a nivel global. Los datos conocidos en mayo no nos hacen pensar en un cambio de dinámica con respecto a lo que llevamos observando durante los primeros meses de 2019. Las cifras de crecimiento del PIB del primer trimestre se han mantenido muy estables y los datos finales han confirmado las estimaciones previas, que en todos los casos muestran crecimientos robustos.

Por sectores, mayo terminó con una dispersión de resultados algo más elevada, si lo comparamos con meses anteriores, y los sectores con un componente más defensivo han conseguido aguantar mejor en las caídas. Al contrario de lo que veníamos observando a lo largo del año, los sectores más ligados al ciclo han sido los que más han sufrido en el último mes.

En los mercados de renta fija, mayo ha transcurrido con más tranquilidad para el activo, sobre todo si lo comparamos con la evolución de la renta variable. La tónica del mes ha sido una caída significativa en las TIR de los bonos de gobierno, tanto en Europa como en Estados Unidos, que han actuado como activo refugio. En los mercados de crédito, a pesar de la ampliación en los diferenciales de crédito, el efecto duración producido por la bajada generalizada en los tipos de interés de referencia ha conseguido mitigar las pérdidas en el activo.

En Estados Unidos, la última reunión de la Reserva Federal no nos dejó grandes titulares a nivel de política monetaria, aunque su presidente, Jerome Powell sigue manteniendo un discurso cauto: se descarta una subida de tipos en 2019 e, incluso, aumentan de forma muy significativa las probabilidades de que pueda producirse una bajada de tipos de interés en los próximos meses. Y junio ha arrancado con una reunión del Banco Central Europeo, que, al igual que sus homólogos estadounidenses, ha mantenido un discurso acomodaticio.

En términos de valoración, seguimos observando las mejores oportunidades de inversión en los mercados de renta variable. Aunque consideramos que la bolsa estadounidense cotiza a niveles menos atractivos en términos relativos, sí vemos interesantes las valoraciones de Europa, Japón y los mercados emergentes, sobre todo en la región de Asia-Pacífico.

En este escenario y para junio, nos mantenemos neutrales en nuestro nivel de exposición a renta variable (50%), continuamos infraponderados en renta fija (35%) y sobreponderados en activos monetarios en el 15%.

Para leer el documento completo de visión de mercados, puedes descargar el PDF