< Volver

Visión de mercados | Junio 2020

Mercados & Gestión |
mercados

Mayo ha continuado con subidas en los principales activos de riesgo, gracias a la mejora en la evolución de la pandemia en la mayoría de zonas del mundo. Tanto en Europa como Estados Unidos han empezado los planes de “desescalada”, que buscan la reactivación de la economía de forma progresiva y con planes detallados. Al mismo tiempo, observamos países, como Brasil y Rusia, que siguen registrando una cantidad significativa de nuevos casos diarios. Por otro lado, se han vuelto a poner encima de la mesa nuevos temores respecto a la guerra comercial. Tras la implantación de la nueva ley de seguridad nacional china en Hong Kong, los estadounidenses plantean quitar los privilegios a la región e imponer sanciones.

Las principales autoridades monetarias y fiscales continúan aplicando todas sus capacidades para estimular la economía. La Comisión Europea presentó la propuesta para el fondo de reconstrucción impulsada por la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Emmanuel Macron. El plan asciende a un total de 750.000 millones en forma de subvenciones no reembolsables, transferencias a los países afectados sufragado por el balance de la UE y emisión de deuda por parte de la Comisión Europea. Aunque todavía quedan muchas variables por definir, porque requiere de un apoyo unánime de los 27 estados miembros. Además, se aprobaron en el Parlamento Europeo las medidas de emergencia por 540.000 millones. Estas medidas se dividen a través de tres fondos: SURE (fondo contra el desempleo), BEI (créditos a las empresas) y el MEDE (líneas de crédito destinadas para gastos relacionados directa o indirectamente con la COVID-19). Por su parte, la Reserva Federal sigue manteniendo su mensaje de que utilizarán todas las herramientas posibles para impulsar la economía. Además, ya han comenzado las compras de activos de crédito en forma de ETF.

Respecto a la evolución de las distintas economías, en mayo hemos seguido conociendo cifras macroeconómicas muy negativas por el efecto de las medidas para frenar la pandemia de COVID-19. El Banco Central Europeo empeoró el escenario macro para la eurozona, considerando más realista un descenso de entre el 8% y el 12%. En Estados Unidos se revisó el PIB del primer trimestre con una caída del 5%, a pesar de que el consumo superó las expectativas. Sin embargo, la falta de visibilidad respecto a los próximos meses provoca importantes dispersiones entre las estimaciones publicadas para 2020.

En cuanto a la temporada de resultados empresariales del primer trimestre, ya han publicado la gran mayoría de compañías. En Estados Unidos, los ingresos han caído cerca de un 1,4% y más de la mitad han superado las expectativas. Pero los beneficios han retrocedido en torno a un 12% respecto al mismo trimestre del año anterior. En Europa, también han publicado casi la totalidad de las compañías. Los ingresos han retrocedido en torno a un 3,6%, aunque con resultados mejor de lo esperados. Sin embargo, los beneficios por acción han caído un 37% respecto al primer trimestre de 2019. El consenso de los analistas para 2020 estima retrocesos del beneficio del 21% en Estados Unidos y del 27% en Europa. Además, casi la mayoría de las empresas han eliminado sus guías para el año y observamos fuertes dispersiones entre sectores defensivos y cíclicos.

Evolución de los mercados

Así, el índice mundial de renta variable ha subido en mayo un 4,52% en moneda local, mientras que en euros el avance se ha quedado en un 3,03% debido a la apreciación del euro frente al dólar a lo largo del mes. Por su parte, la bolsa de Estados Unidos ha ganado un 4,97% (3,36% en euros), liderando un mes más las subidas de los principales índices. Adicionalmente, destacamos la ganancia de la bolsa de Japón con una subida del 6,71% (4,29% en euros). El índice europeo de renta variable (MSCI Europe), ha avanzado un 3,52% y el Ibex 35, un 2,52%. Finalmente, los mercados emergentes, se han quedado algo atrás terminado el mes con un ligero ascenso del 0,45% en moneda local, pero en euros caen un 0,96%.

En mayo hemos visto subidas generalizadas en todos los sectores, si bien, las diferencias siguen siendo notables entre los que mayor y menor avances han registrado. En el último mes han destacado tanto sectores cíclicos como otros más defensivos. Hemos visto cómo sectores asociados al ciclo como materiales (+6,04%), industrial (+5,97%) y consumo discrecional (+5,84%) han tenido una evolución positiva a raíz de la incipiente recuperación económica. Al mismo tiempo, sectores como tecnología (+7,45%), telecomunicaciones (+5,36%) y salud (+3,79%) han seguido mostrando un buen comportamiento durante el mes. Mientras, hay sectores que siguen muy deprimidos como el de la energía (+0,46%) y el sector financiero (1,7%) que continúan con la tónica de un año complicado.

En los mercados de renta fija, mayo ha vuelto a ser un mes positivo. En deuda pública hemos visto cómo los tipos se mantenían estables, mientras que los bonos periféricos han salido reforzados tras la propuesta por parte de la comisión europea del fondo de reconstrucción que cuenta, además, con el apoyo de Francia y Alemania. En el caso del bono español a 10 años, la TIR se sitúa en el 0,56% y el italiano ofrece un 1,49% para el mismo vencimiento. Por su parte, el bono alemán a 10 años ha corregido ligeramente hasta el -0,45% y el estadounidense para el mismo plazo ha cerrado el mes con una TIR del 0,65%, sin apenas movimientos respecto a abril.

En el caso de los bonos corporativos con grado de inversión y alto rendimiento, los diferenciales de crédito han continuado reduciéndose. La inercia sigue siendo muy positiva y se ha producido una buena evolución en todas las partes del mercado de crédito. Este movimiento ha estado apoyado, principalmente, por la vuelta de los flujos hacia el activo tras grandes reembolsos en el mes de febrero y marzo que produjeron grandes dislocaciones en los precios.

En el apartado de materias primas, el petróleo (Brent) ha continuado siendo uno de los activos más volátiles durante el mes, registrando una subida del 54,56%. Aun así, la caída en el año se sitúa cerca del 45%. Y en el mercado de divisas, hemos visto un movimiento de depreciación del dólar respecto al resto de divisas mundiales.

Posicionamiento de las carteras

En términos de valoración de los activos, pensamos que hay que tener cuidado en estos momentos con los múltiplos a los que miramos. Los precios de las acciones han caído, pero los beneficios también lo van a hacer, por lo que estas ratios se pueden ver muy distorsionadas. Seguimos posicionados de manera prudente en nuestros fondos de fondos. En las caídas de los mercados hemos estado haciendo operaciones de recompra para mantener los niveles de exposición, pero, por el momento, no nos animamos a aumentar el riesgo. Continuamos manteniendo la estructura de coberturas sobre el S&P 500 y hemos aprovechado las caídas para reposicionar las carteras de los fondos, aumentado la exposición a Estados Unidos a través de subyacentes que invierten en compañías globales de calidad, con crecimientos sostenibles y diferentes palancas de rentabilidad.

Para junio, reducimos el nivel de riesgo en las carteras: una exposición a renta variable del 50% en la cartera correspondiente al escenario central, neutrales en renta fija (40%) y en activos monetarios (10%).

Para leer el documento completo de visión de mercados, puedes descargar el PDF