< Volver

¿Cuándo lo hará mejor la bolsa europea que la estadounidense?

Mercados & Gestión |

Acercándonos a la recta final del año, toca reflexionar sobre lo que ha pasado en los mercados financieros durante estos meses y poner la vista en lo que aún está por venir. 2018 está siendo un año algo atípico para los mercados -con la vuelta de la volatilidad- y con las dos principales bolsas comportándose de forma dispar.

Mientras el rally alcista continúa en Estados Unidos, en Europa los principales índices se están moviendo en negativo -el Euro Stoxx 50 pierde cerca de un 3,7% en lo que llevamos de año-, una situación que hace que tanto inversores como gestores miren hacia lo que está detrás de este diferencial de comportamiento.

“Esta diferencia entre ambas bolsa se debe a la composición de sus índices”, comentó Josep Prats gestor de, Abante European Quality, al inicio de la conferencia que realizamos esta semana en el auditorio de Abante en Madrid para inversores particulares.

El gestor echó la vista atrás y recordó que en los primeros años -igualando la evolución con la misma divisa-, el comportamiento de ambas bolsas era similar y explicó que “de los últimos 21 años, solo a partir de 2011 ha sido cuando hemos visto que la bolsa estadounidense lo ha hecho mejor que la europea. Ese año fue cuando comenzó la crisis del euro y el repunte en la prima de riesgo de los periféricos”.

En este sentido, Prats explicó que fue esa sensación de riesgo que se vivió en Europa, lo que hizo que los bancos estadounidenses comenzaran a hacerlo mejor -a pesar de los tipos bajos de interés-, mientras que el sector financiero de la zona euro se estaba estancando. “Cuando la Reserva Federal comenzó a endurecer la política monetaria y a subir tipos, vimos la segunda subida en bolsa de los bancos estadounidenses”, señaló.

Las claves: bancos y tecnológicas

“El diferencial de comportamiento entre ambas bolsas se debe, sobre todo, a la diferencia de comportamiento de los bancos y, en menor medida, a la subida de las tecnológicas en Estados Unidos, que también ha influido”.

Prats habló del elevado componente bancario que tienen los índices europeos y puso como ejemplo al Ibex 35, donde los bancos pesan más de un 35%. Así, destacó que el entorno de bajos tipos de interés que tenemos en el Viejo Continente está lastrando a los resultados y a la evolución de los bancos en bolsa, por lo que, cuando se normalice la política monetaria en Europa -se espera para mediados o finales del año que viene-, los bancos comenzarán a repuntar y, en consecuencia, el conjunto de los índices.

Otro factor que pesa es la percepción de riesgo en Europa, que ahora mismo se centra en Italia, aunque, como recordó Prats, esa situación se va a resolver cuando se aprueben los presupuestos en Bruselas.

El gestor también puso en perspectiva la segunda razón que está detrás del rally en Wall Street: el boom de las tecnológicas. “El Nasdaq 100 se ha multiplicado por cuatro en los últimos años, pero esa subida se debe, principalmente, a los cuatro grandes: Apple, Microsoft, Google y Amazon, que pesan un 40% en el índice”.

“Así, si eliminásemos el efecto de los bancos y de las tecnológicas, veríamos que ambas bolsas se comportan exactamente igual”, explicó. Por eso, y contando con que en Europa no tenemos grandes compañías tecnológicas, la subida de Europa vendrá cuando los bancos europeos sigan la senda de los estadounidenses.