< Volver

¿Cuánto puedo ahorrar aportando a planes de pensiones?

Asesoramiento & Financial Planning | Jubilación & Pensiones |

En plena recta final del año, y en plena vorágine de las campañas comerciales de las entidades financieras, solemos pensar en una de las principales ventajas de los planes de pensiones: la deducción fiscal en las aportaciones.

Los datos de la industria de pensiones nos demuestran que los ahorradores nos solemos acordar de aportar a nuestro plan de pensiones en el último trimestre del año, especialmente en el último mes, algo que, como ya hemos contado en anteriores artículos, tiene un gran coste para nuestro bolsillo -tomando los precios medios del Ibex 35, esperar a hacer la aportación en el último trimestre habría sido casi un 1% más caro en los últimos 10 años-.

Pero, al margen de cómo nos beneficia, en términos de rentabilidad, aportar periódicamente a nuestro plan de pensiones, ¿sabemos, realmente, cuánto ahorramos con nuestras aportaciones?

El ahorro real de los planes de pensiones

Aunque la fiscalidad no debería ser el motivo principal por el que elegir un producto financiero, sí es un factor que debemos tener en cuenta. ¿El motivo? Los impuestos que pagamos por nuestras inversiones afectan directamente a la rentabilidad que obtenemos por estas y las deducciones que nos podemos aplicar nos van a beneficiar, especialmente a largo plazo si decidimos invertir ese dinero que nos devuelve Hacienda.

Así, respecto a lo que nos podemos ahorrar invirtiendo en planes de pensiones, lo primero que debemos saber es que las aportaciones que hagamos cada año son deducibles de la base general. Es decir, cuando hagamos la declaración de la renta, Hacienda nos va a devolver parte de lo que hemos aportado.

¿Cuánto nos devuelven? La realidad es que, cuanto mayor sea nuestro tipo impositivo, mayor será la reducción. Aquí debemos tener en cuenta que lo que hacemos con las aportaciones es reducir nuestra base imponible, por lo que, al final, pagamos menos impuestos.

En general, teniendo en cuenta la escala estatal y sin contar otras deducciones que podemos tener y que reducen nuestra base imponible, si tenemos un tipo marginal del 19% y aportamos 1.000 euros a nuestro plan de pensiones, Hacienda nos devuelve 190 euros, si nuestro tipo es del 45%, con la misma aportación, la devolución que nos hacen es de 450 euros.

ahorro fiscal planes de pensiones

¿Cuánto nos interesa aportar? Además de tener en cuenta nuestro tipo para ver cuánto nos devuelve Hacienda, otra cosa que no podemos olvidar es que existen unos límites para aportar a planes de pensiones.

Hay un límite financiero de 8.000 euros al año (es lo máximo que podemos aportar) y un límite fiscal, que es la cantidad máxima sobre la que nos vamos a poder deducir, que es la menor de estas dos cantidades: 8.000 euros anuales o el 30% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas.

Así, por ejemplo, si nuestros rendimientos netos del trabajo son de 22.000 euros al año solo nos vamos a poder deducir el 30% de esa cantidad, es decir, 6.600 euros, por lo que, aunque podemos aportar 1.400 euros más, no nos interesa porque solo nos vamos a poder deducir los 6.600 euros y, en cambio, cuando rescatemos el plan de pensiones pagaremos impuestos, como rentas del trabajo, por todo.

Invertir lo que nos devuelve Hacienda

La ventaja fiscal de los planes de pensiones se traduce en que diferimos el pago del impuesto hasta el momento del rescate. En ese momento, por lo general, como ya no trabajamos tenemos un tipo impositivo menor, por lo que pagamos menos impuestos.

¿Cómo podemos beneficiarnos del diferimiento fiscal? Podemos invertir en otro producto financiero -o aprovechar para volver a invertir en el mismo plan- la cantidad que Hacienda nos devuelve, para que, cuando nos retiremos del mundo laboral la cantidad final que obtengamos sea mucho mayor.

Si aportamos 4.000 euros al año a un plan de pensiones que nos dé un 4% de rentabilidad, después de 25 años habremos obtenido 166.000 euros que, tras pagar impuestos en el rescate -contamos un tipo medio del 37%-, se nos quedarán en 104.348 euros.

Al haber estado invirtiendo lo que nos deducíamos cada año -1.800 euros por aportar 4.000 euros anuales con un tipo del 45%, mayor que en el momento del rescate porque en la etapa de acumulación seguimos trabajando-, en un fondo de inversión con la misma rentabilidad, al final tendremos cerca de 75.000 euros. Tras pagar impuestos -en la base del ahorro, a un tipo del 23%-, tendremos 68.000 euros.

Al sumar las dos cantidades, la cifra total que conseguimos para nuestra jubilación es de 173.00 euros. Aprovechar el diferimiento fiscal e invertir lo que nos deducimos cada año, hace que elevemos en un 60% la cantidad final que obtenemos para la jubilación invirtiendo en planes de pensiones.

 

¿Quieres planificar con éxito tu jubilación?