Claves para evitar errores con el dinero del premio

¿Qué harías si te toca la Lotería de Navidad?

HomeBlogActualidad
13/12/2023

¿Y si este año sí que toca? Esta es una de las preguntas que muchos de nosotros nos hacemos los días previos al sorteo de la Lotería de Navidad cuando compramos varios décimos, compartimos alguno con familiares y amigos y nos imaginamos qué haríamos con el dinero del premio. Pero ¿y si este año de verdad toca? ¿Sabemos realmente qué haríamos?

De los caprichos a las deudas, pasando por el clásico “voy a dejar mi trabajo”. La lista de cosas en las que gastaríamos el dinero de la lotería puede variar en función de nuestras circunstancias y de los sueños que tengamos, pero hay una cosa que es común a todos: recibir una gran cantidad de dinero de forma inesperada produce euforia y esta nos puede llevar a tomar decisiones precipitadas y emocionales.

De hecho, las cifras reflejan que la alegría de ser premiado puede volverse en contra si no se administra bien el dinero. Un estudio de la asociación European Financial Planning Association (EFPA) pone de manifiesto que el 70% de los premiados con la Lotería de Navidad tiene mucho menos dinero cinco años después de haber ganado el premio. Y uno de los motivos lo encontramos en que, por lo general, no valoramos igual el dinero si este es fruto de nuestro trabajo y esfuerzo que si lo tenemos porque hemos ganado un premio o lo hemos heredado. ¿Cómo evitamos caer en las estadísticas si el 22 de diciembre somos uno de los agraciados? Con tiempo, reflexión y asesoramiento.

Desde el equipo de Asesoramiento patrimonial de Abante, lo primero que nos recomiendan es que mantengamos la calma y que nos demos un tiempo de varios meses antes de tomar alguna decisión importante. De esta forma, nos acostumbramos a vivir con esa cantidad extra que nos ha llegado a la cuenta y podemos reflexionar sobre lo que realmente queremos conseguir con ese dinero o cómo este nos puede ayudar a cumplir nuestros objetivos o a cambiar alguna situación actual que queramos mejorar.

En este sentido, al pensar en nuestras circunstancias, de lo primero que tenemos que ser conscientes es del dinero neto que nos ha llegado a la cuenta, porque por el premio de la Lotería de Navidad hay que pagar impuestos, pero solo si supera los 40.000 euros. El porcentaje por el que hay que tributar es del 20%, por lo tanto, si nos tocan los 400.000 euros por un décimo de ‘El Gordo’, Hacienda se quedará con 72.000 euros y nosotros con 328.000 euros.

Es importante saber que, a la hora de declarar, no tenemos que hacer ningún trámite. Aunque sí que deberemos tener en cuenta que si queremos donar parte del premio a un familiar y no podemos demostrar que el boleto es compartido, habrá que tributar por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones en algunas comunidades autónomas.

Planificación financiera: la importancia de reflexionar sobre lo que queremos

Una vez conocemos la cantidad real de la que disponemos, es el momento de que reflexionemos realmente sobre nuestros objetivos a corto, medio y largo plazo y sobre nuestras necesidades. Se trata de hacer un ejercicio de planificación financiera y personal para que podamos pensar en cómo el dinero del premio nos puede ayudar a conseguir nuestras planes, ya sean personales, profesionales o familiares.

Puede que al pensar en nuestras circunstancias y necesidades a corto plazo lo primero que se nos ocurra sea amortizar las deudas que tenemos y aprovechar esa liquidez que nos da el premio, para, por ejemplo, cancelar la hipoteca, especialmente en un año como el actual en el que muchos hipotecados a tipo variable han visto cómo su cuota mensual se incrementaba considerablemente con las subidas de los tipos de interés. ¿Es realmente la mejor opción para todos los premiados?

La decisión de amortizar parte de la hipoteca no tiene por qué ser lo más adecuado. Siempre hay que hacer un análisis de la situación particular de cada uno para ver si la rentabilidad que da el dinero invertido es mayor que el coste de financiación porque, en ese caso, no interesaría amortizar y convendría más invertir ese dinero. También, hay que tener en cuenta que, si la vivienda habitual se compró antes de 2013, existe una ventaja fiscal en el IRPF (la ley permite deducirse cada año un 15% de una cuota máxima de 9.040 euros) que puede que no interese perder.

Invertir para rentabilizar el dinero del premio a largo plazo

Si no tenemos una necesidad inmediata de liquidez y queremos sacarle partido al dinero del premio, podemos acudir a los mercados financieros. Un asesor financiero analizará nuestra situación financiera y patrimonial para saber cuál es nuestro punto de partida y cómo podemos poner a trabajar nuestro dinero teniendo en cuenta qué objetivos y preocupaciones tenemos. En este ejercicio, el asesor no solo tendrá en cuenta nuestra situación financiera actual, también mirará nuestra capacidad de ahorro, nuestros ingresos futuros o las deudas que tengamos y nos preguntará cuándo tenemos pensado jubilarnos y de qué forma, cuál es nuestra situación familiar, si tenemos a algún familiar en alguna situación complicada al que queramos ayudar o si tenemos planes de cambiar de carrera profesional.

Esta parte es lo que va a permitir darle forma a los números para saber qué rentabilidad es la que realmente necesitaríamos en función de nuestro proyecto biográfico y qué productos son los que más se adaptan a nuestras circunstancias. Y en este punto hay más factores relevantes que tendrá en cuenta, como el incremento de la esperanza de vida -ya que vamos a vivir más de lo que teníamos planeado- y nuestra aversión al riesgo, es decir, si vamos a poder controlar nuestras emociones invirtiendo.

¿Qué porcentaje del dinero del premio podemos invertir en cada producto o activo? La respuesta nos la dará nuestro asesor financiero, ya que dependerá de todo lo que le hemos contado anteriormente. Tener clara nuestra situación -necesidades de liquidez, plazo, nivel de riesgo y objetivos- es lo que nos va a permitir construir una cartera de inversión adecuada y equilibrada en función de lo que necesitemos en cada tipo de activo: inversiones alternativas en activos no cotizados como, private equity, inversión en inmobiliario o en activos cotizados.

Por ejemplo, en la parte cotizada, para maximizar el dinero del premio es importante contar con carteras diversificadas, tanto por distribución geográfica, como por sectores y tipo de activos. Además, si tenemos un gran horizonte temporal de inversión, podemos asumir más riesgo con la inversión, lo que hará que el capital final sea mucho mayor. Así, si queremos superar a la inflación en 2 puntos (es decir, conseguir una rentabilidad anual media del 4%) habría que invertir en una cartera con el 50% de la inversión en renta variable. Y una opción que permite diversificar, que tiene beneficios fiscales y que permite acceder a una gestión profesional son los fondos de inversión.

En momentos como el actual, con la inflación que, aunque está bajando, sigue alta, es más importante que nunca rentabilizar el dinero del premio para que este no pierda valor con el paso del tiempo. Si los 328.000 euros de “El Gordo” los dejamos parados sin invertir, pasados 20 años y contando con una inflación media anual del 2% (objetivo del BCE), ese dinero equivaldría a unos 220.734 euros (actuales).

Por ese motivo, y para poder cumplir nuestros planes de futuro, es conveniente hacer un ejercicio de planificación financiera y personal para que podamos invertir de forma sensata y tomando buenas decisiones.