< Volver

¿Estamos preparados para trabajadores de 70 u 80 años?

Asesoramiento & Financial Planning | Jubilación & Pensiones |
Trabajador senior longevidad

Hace unas semanas, el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió sobre el problema de las pensiones en España y recomendó prolongar la vida laboral por encima de los 67 años (que será la edad legal en 2017). No es la única voz que aconseja que en España se retrase el momento de la jubilación para ajustar esta a la esperanza de vida y a la evolución de la pirámide poblacional (se ensanchará por la parte alta, debido a la longevidad, y estrechará por abajo, por la baja tasa de natalidad).

Esta preocupación por la jubilación y la sostenibilidad de los sistemas de pensiones, así como las recomendaciones de alargar la vida en activo, no es exclusiva del FMI, ni afecta solo a España. Es un tema que comparte con otros países desarrollados y sobre el que cada vez se está hablando más.

¿Nos podemos permitir jubilaciones a los 60?

El Foro Económico Mundial (World Economic Forum, WEF) publicó en mayo de 2017 un informe (White Paper) sobre la longevidad y la jubilación titulado Viviremos hasta los 100, ¿cómo podremos permitírnoslo? (We’ll live to 100 – How can we afford it?) en el que subrayaba los desafíos a los que se enfrentan los países para proporcionar una jubilación segura desde el punto de vista financiero a unas sociedades envejecidas. Y, aunque destaca que debemos celebrar que se esté incrementando la esperanza de vida (lo hizo en cinco años entre 2000 y 2015), considera que es necesario también plantear las implicaciones económicas que esto conlleva.

Según el WEF, “los factores que están incrementando la presión sobre los sistemas globales de jubilación, además del aumento de la esperanza de vida y la disminución de las tasas de natalidad, son la falta de acceso a una pensión pública en algunos países o regiones, unas tasas de ahorro inadecuadas, un entorno de bajo crecimiento a largo plazo, así como insuficientes niveles de alfabetización financiera”.

jubilacion_persona horizontal

Para entender el alcance que supone el desafío de la jubilación para los estados, el Foro Económico Mundial ha hecho una estimación sobre el déficit que existe entre el ahorro para las pensiones de jubilación y el gasto que suponen, proyectándolo hasta 2050 y partiendo de la base de que en la mayoría de los individuos sus rentas para la jubilación provienen de tres fuentes (estado, empleador, ahorros individuales). “El gap estimado de ahorros para la jubilación en 2015 es de unos 70 billones de dólares y en 2050 ascenderá a unos 400”. Y según los cálculos del WEF, el 75% de este gap está asociado con la falta de fondos del primer pilar, el Estado.

¿Estamos preparados para trabajadores de 70 años?

A pesar de que proliferan los mensajes sobre la conveniencia de retrasar la jubilación, lo cierto es que resulta más frecuente adelantar la edad en la que se deja de trabajar que retrasarla. Y, además, las sociedades no parecen preparadas para trabajadores de 70 u 80 años.

En nuestro país, la edad de legal de jubilación se sitúa en los 65 años y cinco meses, para aquellos trabajadores que hayan cotizado menos de 36 años y tres meses. Quienes tengan más años cotizados, podrán retirarse a los 65. Sin embargo, la edad media real a la que se jubilan los trabajadores en España es de 64,1 años (según los datos de 2015 y 2016), debido al incremento de las jubilaciones anticipadas. Solo un 5%, aproximadamente, de las personas optan por retrasar este momento.

Acumulacion jubilacion longevidad

En su informe, el WEF señala también que “dado el incremento de la longevidad y la reducción de la ratio de dependencia, los políticos deben considerar de forma inmediata cómo fomentar un mercado de trabajo que funcione para los trabajadores de mayor edad para extender las carreras profesionales tanto como sea posible. Los empleadores también tienen un papel clave para ayudar a los empleados a volver reentrenar y adaptar sus estilos de trabajo para que puedan servir de apoyo a una carrera más larga”.

Motivar a los trabajadores de mayor edad y conservar el talento

Como mencionábamos al comienzo de este artículo, el problema no es exclusivo de España. El WEF señala en su informe que el mayor déficit para financiar las jubilaciones es el de Estados Unidos, seguido por el de Reino Unido. La Unión Europea publicó en junio de 2017 un informe sobre el trabajo y el envejecimiento (Towards age-friendly work in Europe) para abordar, precisamente, este problema que deben afrontar los estados miembro.

Una de las cuestiones que se proponen en el informe es la de motivar a los trabajadores de mayor edad a continuar trabajando con jornadas menos extensas, por ejemplo, o desarrollar fórmulas de jubilación parcial en los casos en los que reducir jornada y salario no sea posible. Los expertos también recomiendan jornadas y relaciones laborales más flexibles y destacan los beneficios de la diversidad, también generacional, en los equipos de trabajo.

A nivel estatal, Alemania puso en marcha la estrategia “Todas las edades cuentan”, con la que se pretende mejorar la calidad de vida de los más mayores, así como prevenir la falta de talento en el mercado laboral manteniendo a estas personas de más edad en el mercado, entre otras cuestiones.