< Volver

Productos financieros en la renta: conceptos básicos

Asesoramiento & Financial Planning | Renta |
Renta Productos

La fiscalidad no debería ser el motivo principal para elegir invertir a través de un producto financiero u otro, pero es un aspecto que conviene conocer y tener en cuenta, dado que los impuestos afectan directamente a la rentabilidad de nuestras inversiones. El rendimiento que obtenemos con un producto, como puede ser un depósito, un fondo de inversión, unos bonos del Tesoro o unas acciones, se ve reducido por dichos impuestos.

Todos los productos financieros tributan en la base del ahorro, bien como rendimientos del capital mobiliario o bien como ganancias o pérdidas patrimoniales. La excepción son los planes de pensiones, planes de previsión asegurados (PPA), seguros de dependencia y algunos seguros colectivos, que tributan en la base general al tipo que corresponda al contribuyente.

Las ganancias o pérdidas patrimoniales (GPP) son las variaciones en el valor del patrimonio del contribuyente cuando se cambia la composición del mismo, si la renta no está sujeta a impuesto por otro concepto. Y se calculan restando al precio de venta el de compra y los gastos asociados a la transacción.

Los rendimientos del capital mobiliario (RCM) son las rentas procedentes de elementos patrimoniales, bienes o derechos de naturaleza mobiliaria de los que el contribuyente es titular y que no están afectos a actividades económicas (por ejemplo, los intereses que recibimos por un depósito o los dividendos por unas acciones). Se calculan en función del tipo de rendimiento, pero, en general, son el precio de venta menos el de compra (menos los gastos asociados) o el importe bruto de la contraprestación o la prestación recibida (menos las primas aportadas) o un porcentaje de la renta recibida.

Retenciones

Son los anticipos a Hacienda por las rentas obtenidas en el ejercicio. Por tanto, cuando se hace la declaración de la renta (entre abril y junio del año siguiente), el contribuyente tiene derecho a deducirlas del total. Si el importe de la retención es mayor que lo que debemos pagar, Hacienda nos devolverá el exceso y al revés.

En las retenciones se aplica el tipo impositivo del 19%. Y los tipos en la base del ahorro son del 19% para los primeros 6.000 euros, del 21% entre 6.000 y 50.000 y el 23% a partir de esa cantidad.

No todas las rentas tienen retención. Es el caso de la venta de acciones, la venta de bonos y obligaciones que no sean cupón cero y la venta de letras del tesoro. En cambio, sí tienen los intereses de las cuentas, los dividendos, los cupones de los bonos, los pagarés, la venta de bonos y obligaciones cupón cero y la venta de fondos de inversión.

Compensación de las rentas en la base del ahorro

Cuando algún producto financiero nos provoca una pérdida o rendimiento negativo en vez de una ganancia, tenemos la posibilidad de compensarlo en la declaración de la renta.

Primero se compensan entre sí los saldos positivos y negativos de los rendimientos rendimientos del capital mobiliario que hemos tenido durante el ejercicio. Si tras esa operación continúa habiendo saldo negativo en el capital mobiliario, se puede compensar con el saldo positivo de las ganancias y pérdidas patrimoniales, con un límite del 20% de dicho saldo positivo en 2017 y del 25% a partir de 2018. Finalmente, si aún queda saldo negativo, tenemos los cuatro ejercicios siguientes para compensarlo, siguiendo el mismo orden descrito anteriormente.

Por su parte, las pérdidas patrimoniales (de la venta de acciones, fondos, inmuebles, etc.) se pueden compensar con las ganancias patrimoniales de dicho año. Si el resultado es negativo, se podría compensar con el saldo positivo de las rentas del cuadro uno, con un límite de dicho saldo positivo del 20% en 2017 y 25% en 2018. Como en el caso de los rendimientos del capital mobiliario, si el saldo continúa siendo negativo, podemos compensarlo en los cuatro ejercicios siguientes, siguiendo el mismo orden.

En nuestra guía Productos financieros en el IRPF. Guía sobre la fiscalidad de sus inversiones, puedes consultar cómo tributan los diferentes productos financieros con ejemplos prácticos.