< Volver

Carta del Gestor · Alberto Espelosín | Septiembre 2014

Mercados & Gestión |

Los conflictos geopolíticos de Oriente Medio, Rusia y Escocia, las divisas y el reconocimiento de un menor crecimiento en la mayor parte de los países occidentales han sido la tónica general del mes de septiembre. Quizás lo más significativo ha sido que el BCE se ha tirado al albero anunciando su particular QE (expansión monetaria), pasando a engrosar la lista de alquimistas monetarios por vocación y no por obligación. Y es que lanzar un programa de estas características con los bonos periféricos en mínimos históricos no parece una buena idea. En cualquier caso, el efecto en divisa, que es lo importante, ha sido significativo y el euro se depreció un 3,8%, con lo que pone algo de alivio en la débil macro europea. Europa, sí o sí, necesita un euro débil para que Francia e Italia sean capaces de hacer la ansiada reestructuración que en su día hizo Alemania y que España ha acometido en los últimos años.

Por primera vez en meses, el mercado europeo subió un 1,7%, frente a una caída del 1,3% del S&P 500, gracias, en parte, a la divisa y al excelente comportamiento de los sectores de farmacéuticas, bancos, eléctricas y telecomunicaciones. Por el contrario, lo más negativo del septiembre ha sido la caída de emergentes en un 7,6%, en parte, por el fuerte retroceso de Rusia, que se dejó un 5,6%. Otro foco de inestabilidad ha sido la bajada global de las divisas emergentes en un 3,6%.

El comportamiento de las acciones ha lastrado a Pangea durante el último trimestre. Las fuertes caídas producidas se han aprovechado para seguir construyendo una cartera que cuenta con un altísimo potencial de revalorización en los próximos meses. La rentabilidad del fondo desde inicio de año se sitúa en el 0,5%, con una exposición neta del 0%.

No es muy habitual que se hayan juntado en un solo trimestre tantos eventos negativos en las acciones. Pero, como se puede ver en la tabla superior, prácticamente el 50% de la caída se debe a Portugal Telecom (recomiendo la lectura del Pangea Insights Adiestrando dos cisnes negros) y se ve, también, como cinco valores explican la caída de la cartera. Creo que este trimestre ha sido una buena medida para intuir cuál es la máxima pérdida posible que puede sufrir Pangea con el nivel de riesgo actual. Es difícil que Tesco vuelva a tener un escándalo financiero y la mayor caída de ventas de una década; que Arkema caiga un 25% en una sesión por un profit warning ya conocido; que CIR siga siendo víctima de un descuento sobre su valor de activos del 50% y que Sistema vea de la noche a la mañana que le confiscan una petrolera y que la parte que queda cotizada sufra un descuento del 100% sobre el valor de mercado de su filial de móviles MTS.

“Pangea ha construido una cartera de acciones aprovechando niveles de valoración que permiten comprar con mucho margen de seguridad, estimando valores potenciales de las 10 primeras posiciones del fondo superiores al 30% en el medio plazo”

La gestión de la cobertura de acciones ha sido positiva y se ha generado valor a través de la misma, especialmente durante el mes de septiembre (+1,4%, cuando debería haberlo hecho sólo en un 0,85%, gracias a la gestión dinámica de la misma).

De cara a finales de año, el fondo seguirá con una exposición neta muy baja ya que seguimos viendo un riesgo alto de una corrección del 10/15% del mercado, derivado del final del ciclo de beneficios de las compañías en Estados Unidos, guerra de divisas, bajo crecimiento económico, deflación galopante y extremo miedo al mercado de renta fija.

“La clave del comportamiento de Pangea es que podamos generar alpha por la selección de valores y creo que los precios a los que hemos comprado durante este trimestre pueden hacer que, en breve, la rentabilidad vuelva a su zona normalizada”

Creo que la cartera de contado cuenta con un amplio potencial de revalorización. En el siguiente Pangea Insights seguiré desarrollando el resto de posiciones de contado. Mi tranquilidad, y la que les quiero transmitir, es que la cartera tiene potencial y sensatez. Y creo que en el medio plazo nos debe proporcionar la rentabilidad que deseamos con el riesgo global que queremos seguir asumiendo ante las circunstancias tan anormales que vivimos en el mercado.

Un saludo,

Alberto Espelosín, gestor de Abante Pangea [+info]

Si quiere leer la carta completa puede descargar el PDF.

Me interesa este producto