< Volver

Carta del Gestor · Juan Manuel Mazo | Septiembre 2014

Mercados & Gestión |

El pasado septiembre Maral Macro obtuvo una rentabilidad de 0,70% con una volatilidad de 2,67%, lo que supone un resultado en lo que va de año de –0,21%, frente al 2,55% del HFRX Macro en el mismo periodo.

Empezó el mes con la reunión del BCE, en la que de manera sorpresiva bajó los tipos de intervención, del 0,15% al 0,05%, y de depósito, del -0,10% al -0,20%, y anunció la puesta en marcha para octubre de un programa de compras de ABS (asset backed securities o titulización de activos) y de cédulas hipotecarias. Salvo la compra de ABS, previamente anunciada, las otras medidas no eran esperadas por el mercado, ya tan solo tres meses antes había bajado previamente los tipos y puesto en marcha las subastas del TLTRO (liquidez condicionada a préstamos) y ni siquiera se había celebrado la primera.

Parece que el Sr. Draghi, el presidente del BCE, está convencido de que van a funcionar aquí en Europa las medidas que tan escasos resultados han generado en Japón durante casi dos décadas. Como se ha puesto de manifiesto en la primera subasta del TLTRO, que no fluya el crédito en Europa no depende de que el banco central inunde de liquidez el sistema, cosa que ya había hecho previamente, sino de que se den las condiciones de demanda (se haya acabado el desapalancamiento y exista demanda solvente) y de oferta (capital suficiente de los bancos) necesarias para que el crédito vuelva a fluir.

Si la crisis financiera se produjo por un exceso de crédito, ¿qué pretendemos con más crédito? Sólo el cortoplacismo y la ausencia de valentía para emprender las reformas necesarias explican que exclusivamente las políticas monetarias sean “la solución” para los problemas económicos que tenemos planteados. Además de que no lo son, el abuso de las mismas genera, como ya hemos visto en los últimos 15 años, burbujas, cuyo estallido provoca mucho más daño económico y afectan a la mayoría de la población.

Lo que sí ha conseguido el BCE es depreciar el euro. Pero según algunos estudios, una depreciación del 10% sólo añadiría un crecimiento del 0,2%. Basta mirar a Japón, que habiendo devaluado el yen más de un 30% presenta el peor cuadro macroeconómico de su historia. Por otra parte y a pesar de los deseos del BCE por incrementar su balance, el mercado de ABS y cédulas en Europa, no tiene el tamaño suficiente.

Para leer la carta completa, puede descargar el PDF: carta del Gestor – Juan Manuel Mazo.

Juan Manuel Mazo, gestor de Maral Macro [+info].

Twitter: @JuanMMazo

Me interesa este producto