< Volver

¿Cómo me ocupo de mi jubilación a los 50 años?

Asesoramiento & Financial Planning | Jubilación & Pensiones |
Abante pensiones planificación jubilación señora

Una persona de mediana edad, que ya ha empezado a ahorrar para el objetivo de jubilación, pero que no está segura de si dicho ahorro será suficiente para conseguir sus objetivos, ¿qué margen de maniobra tiene?, ¿qué puede hacer todavía? Vamos a ver con un caso práctico cómo puede trabajar esta persona su plan financiero.

María acaba de cumplir 50 años y está comenzando a darle vueltas a su jubilación. María no para de leer en los periódicos titulares del tipo “la hucha de las pensiones se está vaciando”, “las pensiones del futuro serán inferiores”… Y, ahora, con los 50 recién cumplidos, empieza a preocuparle con qué recursos contará en el futuro. Por eso, decide que quiere ocuparse ahora para no preocuparse cuando ya no tenga margen.
A María nunca le ha gustado planificar a largo plazo y no había prestado especial atención a la jubilación. Pensaba que con su pensión pública podría mantener el mismo nivel de vida que tiene ahora y hacer aquellas cosas que desea cuando se jubile, a los 67 años.

Pero, como consecuencia de las noticias de los dos o tres últimos años está empezando a pensar que, a lo mejor no es suficiente y, por ello, cree que es el momento de mirar sus finanzas más detenidamente y hacer una radiografía de lo que tiene. Y calcular si con ello podrá, entre otras cosas, alquilar una vivienda durante seis meses al año junto a la playa para escapar del calor cuando ya no tenga que trabajar -y teniendo en cuenta que la esperanza de vida de su generación es de 95 años de media-  o prestarle algo de dinero a su hijo.

María lleva más de dos décadas con el mismo empleo en el sector de la publicidad, cuenta con un salario medio que, sumado a una herencia que recibió hace un par de años, le ha permitido ahorrar, hasta ahora, 50.000 euros.

Además, estima que puede ahorrar 5.000 euros anuales hasta los 57 años y 10.000 euros al año (el doble) desde esa edad hasta los 67 años. Una parte la destinará a planes de pensiones y el resto -teniendo en cuenta que el límite máximo a las aportaciones es de 8.000 euros actualmente- lo canalizará a través de fondos de inversión.

María quiere disponer, cuando se retire, de 1.000 euros al mes adicionales a lo que le pague la Seguridad Social. Para saber si lo que tiene ahorrado más lo que conseguirá ahorrar en los próximos años será suficiente, debe tener en cuenta, en primer lugar, el efecto de la inflación sobre el dinero a lo largo del tiempo. Así, si estimamos una inflación media del 2% anual, los 1.000 euros de los que desea disponer mensualmente equivaldrán a 1.457 euros dentro de 17 años, cuando se jubile. Es decir, el coste del objetivo se ha incrementado en el periodo por el efecto de la inflación en un 45%.