< Volver

Desmontando mitos: sí hay planes de pensiones rentables

Jubilación & Pensiones |

Sí hay planes de pensiones rentables. ¿Por qué no los elegimos? Paula Satrústegui, socia de asesoramiento patrimonial de Abante, y Enrique Borrajeros, socio de desarrollo de negocio de Abante, hablan en este vídeo de los grandes mitos relacionados con los planes de pensiones y nos dan las claves para invertir con éxito y poder lograr nuestros objetivos para cuando dejemos de trabajar.

¿Por qué pensamos que los planes de pensiones no son rentables? ¿Somos conscientes de que puede que no estemos invirtiendo correctamente nuestro ahorro para la jubilación? Creemos que los planes de pensiones no son rentables porque nos dejamos llevar por malas experiencias del pasado y por las típicas y falsas creencias que hay sobre la industria que nos dicen que los planes de pensiones no son rentables, que son caros, ilíquidos o que el ahorro fiscal en las aportaciones no compensa el rescate. Mitos que no se ajustan a la realidad.

Como explica Borrajeros, lo que nos pasa, muchas veces, es que “empezamos la casa por el tejado. Nos fijamos en el plan o en el regalo y nos olvidamos de que lo importante en la jubilación es pensar en nuestros objetivos, en qué queremos, cuál es nuestro horizonte temporal y cómo vamos a completar la pensión de la Seguridad Social”.

¿Qué pasa cuando no trazamos un plan personal y financiero? Nos dejamos llevar por nuestras emociones. “Cuando hay caídas entramos en pánico, nos fijamos en lo que hacen otros y queremos salirnos del mercado cuanto antes o ir a productos conservadores sin darnos cuenta de que si tenemos un plan y nos mantenemos conseguiremos nuestros objetivos”, destaca Satrústegui.

Un plan personal para cumplir nuestros objetivos: ¿cómo evitamos errores?

Aportando periódicamente a nuestro plan de pensiones y no solo a final de año. La mitad de las aportaciones en España se realiza en el último trimestre del año, especialmente en diciembre, que es cuando nos solemos acordar de la deducción fiscal. Y esto, en periodos muy largos (20 años), supone entre un 1 y un 2% menos de rentabilidad anual.

Arriesgando con nuestras inversiones. Los datos reflejan que somos conservadores con el ahorro para la jubilación (renta fija mixta es la categoría que más dinero capta cada año). Precisamente, una de las ventajas de invertir para un objetivo tan lejano como la jubilación es que podemos apostar por planes que tengan más exposición a renta variable porque el tiempo siempre va a jugar a nuestro favor y nos va a ayudar a mitigar los efectos de la volatilidad a corto plazo. La diferencia, en términos de rentabilidad, entre invertir a un 2% o a un 5% durante veinte años es de casi el 80%.

Invirtiendo en los planes más rentables y no en los más grandes. La mayoría del ahorro para la jubilación no se concentra en los planes más rentables en ninguna de las categorías. Por ejemplo, en renta fija mixta solo el 2% del patrimonio está en los planes más rentables. Fijarnos en los planes más grandes y no en los más rentables nos cuesta entre 2 y 3 puntos de rentabilidad anualizada en periodos de diez años.

Incrementando nuestra aportación. La aportación media por partícipe en 2018 fue inferior a 500 euros. Una cifra con la que nos va a ser muy difícil conseguir la rentabilidad que necesitamos para la jubilación

En definitiva, sí hay planes de pensiones rentables, pero no los elegimos. ¿Cómo cambiamos estos hábitos? Con un ejercicio de planificación financiera que empiece por nosotros mismos.

Antes de elegir un determinado plan de pensiones debemos pensar en nuestros objetivos y en cómo puede cambiar nuestra vida en unos años. Para ganar tranquilidad mañana tenemos que actuar hoy.

Aquí podéis ver el vídeo completo en nuestro canal de YouTube.