< Volver

Posicionamiento y perspectivas de inversión: cuarto trimestre de 2019

Mercados & Gestión |
Ángel Olea, director de inversiones de Abante

A pesar de las turbulencias que vivieron los mercados en agosto, el tercer trimestre del año se ha saldado de forma positiva en todos las regiones -la bolsa de Estados Unidos ha liderado las subidas, mientras que Europa se ha quedado algo más rezagada-, a excepción de los países emergentes.

Como recuerdan desde el equipo de gestión y análisis de Abante, aunque en octubre ha vuelto la volatilidad, el balance que hacemos del ejercicio sigue siendo positivo: a falta de tres meses para cerrar 2019, prácticamente todos los índices bursátiles acumulan fuertes revalorizaciones en lo que llevamos de año.

“Estamos viendo que las economías se están desacelerando. Los mercados se vuelven a preocupar por esta mayor desaceleración y por los riesgos que están todavía latentes en la economía: la guerra comercial y el Brexit”, destaca Ángel Olea, director de inversiones de Abante.

Posicionamiento para la recta final del año

En septiembre se ha roto la dinámica que veníamos observado estos meses y el value se ha comportado mejor que el growth. Los sectores que mejor lo han hecho son los valores cíclicos, especialmente los bancos y el petróleo.

En este escenario, en Abante seguimos pensando que la renta variable es el activo por defecto porque es el único que nos va a dar buenas rentabilidades en el medio y largo plazo. Actualmente, en nuestra cartera modelo, estamos neutrales en renta variable, con una exposición del 50%. Comenzamos el año muy invertidos, al 65%, y hemos ido bajando poco a poco nuestra exposición. En estos meses hemos ido poniendo coberturas para protegernos en momentos complicados, sin renunciar a la rentabilidad de los mercados alcistas.

En renta fija, después de las caídas tan fuertes que hemos visto en las rentabilidades de los bonos, lo que creemos es que, a medida que van cayendo los tipos, el riesgo es más asimétrico. “Quien tenga ahora un bono a vencimiento va a sufrir pérdidas, ineludiblemente y por eso creemos que en el activo hay que estar con mucha cautela”, explica Olea.

“Ahora mismo estamos en un momento de cierto pesimismo. Los datos económicos no están saliendo bien, pero hay que tener en cuenta que los bancos centrales pueden poner sobre la mesa nuevas políticas de estímulo fiscal y que los dos mayores riesgos –guerra comercial y Brexit- potencialmente podrían tener una solución positiva durante las próximas semanas o meses”, comenta Olea.

Así, en Abante seguimos pensando que la mejor forma de capturar la rentabilidad de los mercados a largo plazo es permanecer invertidos: “Nuestras carteras están muy bien posicionadas para este escenario y no descartamos un mejor entorno de mercado de aquí a final de año”, concluye Olea.

Aquí podéis leer el documento completo.