< Volver

¿Tienes más de 50 años? Claves para preparar bien la jubilación

Asesoramiento & Financial Planning | Jubilación & Pensiones |
Abante pensiones tienes más de 50 años

Una de las primeras preguntas que se nos pasa por la cabeza cuando la jubilación se va acercando es si, cuando nos retiremos, tendremos suficiente dinero para mantener nuestro nivel de vida y hacer todo lo que deseamos. Pero no es, o no debería ser, la única pregunta que tenemos que respondernos. Preparar la jubilación es un ejercicio importante que no se limita a las decisiones financieras y económicas, que son fundamentales, sino que abarca cuestiones sociales, de salud, etc.

Y cuando ese deseado momento está próximo, pueden surgirnos dudas, sobre temas relacionados con la Seguridad Social, sobre nuestras inversiones, sobre cuándo nos vamos a jubilar exactamente, entre otras. Y también debemos dedicar un tiempo a pensar qué queremos hacer durante esta etapa vital, puesto que tendrá un impacto directo en nuestros gastos.

Empezando por el principio, para saber si estamos preparando adecuadamente nuestra jubilación, tendremos que definir cómo queremos que sea: vamos a querer viajar, salir de cenas, irnos a la playa, colaborar con alguna organización… Uno de los fallos que solemos tener es que infraestimamos cuánto vamos a gastar durante la jubilación. Por un lado, tener más tiempo de ocio puede llevarnos a gastar más dinero y, por otro, es posible que en edades más avanzadas tengamos que asumir gastos relacionados con la salud.

Este es un ejercicio que nos sirve a cualquier edad y nos sirve para estimar el gasto futuro y, por tanto, para determinar si vamos a tener el dinero que necesitamos. Pero, además, nos pueden surgir preguntas como las siguientes cuando la edad de jubilación se va acercando:

¿Cómo vamos a vivir cuando dejemos de trabajar y nuestros ingresos del trabajo se reduzcan drásticamente? ¿Nos hemos preparado adecuadamente? ¿Tenemos aún margen de maniobra? ¿Qué puedo hacer para que si dejo de cotizar no afecte a mi pensión? ¿Puedo aportar a planes de pensiones si no tengo ingresos o si son muy bajos? ¿Puedo rescatar mi plan a pesar de no tener la edad legal de jubilación? ¿Cómo afecta la prejubilación a la pensión de la Seguridad Social? ¿Mi cartera de jubilación está preparada? ¿Tengo que hacer algún ajuste en mis inversiones?

Por ejemplo, ¿qué puedo hacer para que si dejo de cotizar no afecte a mi pensión? Si nos despidieron o prejubilaron antes de los 50 y luego no nos reincorporamos al mercado laboral, no tendremos derecho a cobrar pensión, aunque hayamos cotizado más de veinte años. O si nos despiden o prejubilan entre los 50 y los 60, es probable que nuestra pensión sea muy baja. Para evitar que nuestra pensión disminuya, en este caso, podemos recurrir a un Convenio Especial con la Seguridad Social (CESS).

Con esta fórmula el contribuyente paga una cantidad a la Seguridad Social durante los años que le faltan para alcanzar la edad de jubilación para mantener la pensión que le habría correspondido. Sin embargo, hay que valorar el coste del convenio para determinar si nos interesa o no hacerlo. Además, hay que tener en cuenta que haber suscrito un convenio especial es compatible con el rescate del plan de pensiones por el supuesto excepcional de liquidez de paro de larga duración.

Otro ejemplo, ¿se puede compatibilizar la pensión con los ingresos del trabajo? Sí, en algunos casos. Concretamente, con las modalidades de jubilación activa, que permite compatibilizar la actividad laboral con el cobro del 50% de la pensión cumpliendo una serie de requisitos; con la jubilación parcial, que consiste en reducir la jornada laboral y cobrar la pensión en ciertos casos; y la jubilación flexible, que permite compatibilizar la pensión con un contrato a tiempo parcial, dentro de unos límites y con la consecuente minoración de la pensión en proporción inversa a la reducción aplicable a la jornada de trabajo del pensionista.

Con varios años por delante, todavía tenemos cierto margen de maniobra. ¿Tienes un plan?

En Abante sabemos que planificar la jubilación va mucho más allá de invertir en un plan de pensiones, aunque elegir el mejor producto sea una parte importante del plan. ¿Quieres dar el siguiente paso para ganar tranquilidad con tu jubilación?